Un joven arrestado por acosar sexualmente por el móvil a 13 chicas en Alcàsser

Un agente acompaña al individuo tras su detención. / lp
Un agente acompaña al individuo tras su detención. / lp

El sospechoso es un vecino del municipio de 22 años que llamaba a sus víctimas en plena madrugada mientras emitía gemidos

ADA DASÍ ALCÀSSER.

La Guardia Civil ha detenido a un joven de 22 años y nacionalidad española implicado en 13 delitos contra la libertad sexual a través del teléfono móvil en la localidad de Alcàsser. Según las investigaciones, el sospechoso llamaba a sus víctimas de madrugada, siempres mujeres jóvenes de entre 19 y 25 años, mientras se masturbaba y gemía.

La operación 'Ramal' de la Benemérita se inició tras la denuncia que interpuso una joven vecina de Alcàsser en Picassent a finales del año pasado. Según la víctima, durante el verano recibía llamadas telefónicas de un número oculto a altas horas de la noche, entre las doce y las cinco o las seis de la madrugada. En ellas en las que escuchaba a un hombre emitiendo gemidos. La insistencia fue tal que para poder dormir tenía que apagar el teléfono. Cuando lo activaba a la mañana siguiente comprobaba que había recibido varias llamadas del mismo número.

Ya en el mes de febrero, llegó otra denuncia de una segunda joven de la misma localidad. De nuevo lamentaba estar sufriendo un acoso telefónico con número oculto por parte de un varón desconocido. Al igual que en el caso anterior, gemía mientras se masturbaba.

El individuo también envió a las víctimas vídeos y fotos en las que aparecía masturbándose

Había además elemento en común: las víctimas del delito sexual eran chicas jóvenes, la mayoría de la localidad de Alcàsser y algunas habían presentado ya denuncias por los mismos hechos con anterioridad. Todas sus declaraciones coincidían en que las llamadas se producían a altas horas de la madrugada y con un número oculto para que no detectaran la procedencia.

En las últimas semanas el individuo se volvió todavía más osado y, además del contacto telefónico, comenzó a enviar fotografías y vídeos a sus víctimas en los que se le veía masturbarse. Eso sí, tomaba la precaución de ocultar su rostro. Esta forma de actuar precipitó su detención, pues ya estaba plenamente identificado por los agentes que llevaban el operativo.

Amenazadas y con ansiedad

La Guardia Civil sostiene que el detenido, vecino de Alcàsser, alteró «gravemente» el desarrollo de la vida cotidiana de las jóvenes a las que llamaba, lo que provocó que varias de las chicas llegaran a sentirse seriamente amenazadas por el acosador sexual. Hasta tal punto que algunas de ellas incluso solicitaron órdenes de protección.

Otra consecuencia de sus acciones fue, según los investigadores, la ansiedad que generó entre sus víctimas. La insistencia de las llamadas telefónicas durante la noche les impedía, por ejemplo, conciliar el sueño. El número de víctimas que han denunciado estos hechos se eleva a 13, según la Benemérita. Casi todas son mujeres jóvenes del pueblo de entre 19 y 25 años.

La operación 'Ramal', como fue denominada por los agentes al comenzar la investigación, culminó con la detención, por parte de la Guardia Civil de Picassent, del presunto autor de los hechos en la vecina población de Alcàsser. El joven y presunto acosador está acusado de delitos contra la libertad sexual.

Las diligencias instruidas por la Benemérita hasta la fecha han sido ya entregadas en el juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 y número 3 de Picassent.