Investigan el desmayo de un camello en Sedaví en los Moros y Cristianos

El camello desmayado en el suelo. / lp
El camello desmayado en el suelo. / lp

A. D. SEDAVÍ.

El desmayo de un camello que participaba en la Entrada de Moros y Cristianos de Sedaví, el pasado sábado, ha abierto una investigación y generado críticas animalistas. Desde Pacma, a través de las redes sociales, reafirman su compromiso de «poner fin a la utilización de animales en los espectáculos». Al parecer, este camello, de los tres contratados para el acto, ya «se encontraba mal antes de iniciar el desfile y había vomitado». Una vez se subió a sus lomos uno de los capitanes moros, el animal empeoró y apenas pudo dar unos metros más hasta caer al suelo.

Desde el Ayuntamiento, la concejala de Fiestas Beatriz Cuesta, explica que se «trata de un acto que organiza una asociación», en este caso la Filà Almorávides que ostenta la capitanía este año en el que se cumple el décimo aniversario de la fiesta. «Los animales los alquilaron a una empresa que se dedica a ello» y advierte de que los técnicos municipales «han requerido a ésta para que aporte la documentación y comprobar que estaba todo en regla».

En Sedaví la ordenanza municipal no recoge la prohibición de usar animales para espectáculos de calle o fiestas, como sí ocurre en Benetússer, desde 2016, o en Catarroja, que lo impuso un año antes. Esto implica, en el primer caso, la obligatoriedad de las asociaciones y entidades locales de informar por escrito al Ayuntamiento cada vez que deseen utilizar un animal de compañía o doméstico en alguna actividad.

En las entradas de Moros y Cristianos es muy habitual la presencia de caballos, camellos u otros animales.