Los hosteleros de Burjassot recurren al Síndic para modificar las tasas y horarios

Los clientes de una terraza de un bar. / lp
Los clientes de una terraza de un bar. / lp

Hace unos meses la asociación propuso ampliar las horas de cierre y ajustar las tarifas por ocupación de vía pública

ADA DASÍ BURJASSOT.

La Asociación de Hosteleros Ahora Burjassot ha presentado una queja ante el Síndic de Greuges por el «retraso» para poner en marcha las modificaciones que se plantearon ante la Concejalía de Promoción Económica en relación a la ampliación de horarios de cierre y las tarifas de las terrazas, hace un año y que se aprobaron en el mes de abril.

En las demandas planteadas por la entidad, que reúne a cerca de una veintena de negocios, se propone retrasar el horario de cierre de cafeterías, bares y restaurantes en temporada de verano y fines de semana hasta las 1:30 horas y el resto del año a la 1. De esta forma, se equipara la legislación municipal a la marcada por la ley autonómica, y unificando todas las zonas ya que ahora, solo se aplica a las zonas peatonales del centro urbano del municipio, como el paseo Concepción Arenal. Con esta petición, el objetivo es que «la gente se quede en los negocios locales y no se vaya a consumir a Valencia, igualando los horarios», explica la presidenta de la entidad, Amparo Hurtado.

Respecto a las tasas por las terrazas, se suprimen los módulos actuales y pasa a ser un precio fijo de 9,50 euros por mesa y cuatro sillas, al mes y se quita la cuota máxima anual. De igual forma, se aprobó crear un padrón fiscal para las autorizaciones que elimina la obligación de renovar anualmente los permisos de las terrazas.

Fuentes municipales aseguran que los técnicos «están trabajando» en ello pero el proceso «es lento»

En este proceso de negociación intervinieron también, en su momento, las Concejalías de Hacienda y Urbanismo, ya que las modificaciones planteadas por los hosteleros afectan a la ordenanza reguladora de la ocupación del dominio público mediante mesas y sillas, y a la tasa por la utilización privativa del dominio público local.

La presidenta de la entidad recalca los perjuicios que puede causar a los negocios el «retraso». «Es preciso que se aprueben las modificaciones antes del 31 de diciembre porque si no, seguiremos pagando lo mismo». «Llevamos más de un año negociando nuestras reivindicaciones y creemos que han tenido tiempo de sobra para hacerlas», añade.

No obstante, desde el Ayuntamiento señalan que los técnicos municipales «están trabajando en ello», aunque la tramitación «es lenta» ya que implica dos concejalías distintas y «hay que modificar dos ordenanzas».

Fotos

Vídeos