«¿Qué hago con mi coche ahora?»

El estado de dos coches estacionados en la calle Francisco Redolat, ayer, tras el incendio. / I. Marsilla
El estado de dos coches estacionados en la calle Francisco Redolat, ayer, tras el incendio. / I. Marsilla

La quema de 11 vehículos en el municipio hace saltar las alarmas entre la población pese a la detención del presunto culpable

VANESSA HERNÁNDEZ MASSAMAGRELL.

«Estoy asustado, tengo que dejar el coche en la calle». La preocupación que confiesa un vecino de Massamagrell es la consternación a la que se enfrentan todos aquellos que no disponen de garaje en esta localidad. La razón, la oleada de incendios que se llevan produciendo en el municipio desde la noche de Reyes. Según fuentes próximas a la investigación, ya se han registrado once vehículos quemados en Massamagrell; tres en la calle Francisco Redolat y tres en las calles San José, Serreta y El Barranquet. Otros cinco ataques se produjeron en la avenida Llaurador.

Todo comenzó la noche de Reyes, cuando tres vehículos estacionados en Francisco Redolat empezaron a arder durante la madrugada. El fuego provocó una fuerte humareda que despertó a los vecinos de la zona. Al día siguiente, la alarma se extendió por Massamagrell.

La preocupación no hizo más que multiplicarse cuando el lunes por la tarde se quemaron otros cinco coches. Desde entonces, los vecinos que no tienen párking y no pueden dejar sus vehículos a resguardo, temen ser la siguiente víctima. «¿Qué hago con mi vehículo ahora»?, se preguntó uno de ellos.

Un joven de Vilamarxant con antecedentes, arrestado como sospechoso de los siniestros

La inquietud, compartida cada vez por más habitantes de la localidad, no ha mermado pese a la detención del presunto autor de los incendios. Según fuentes policiales, el joven arrestado es originario de Vilamarxant y tiene antecedentes. Ayer por la tarde, las diligencias pasaron al juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Massamagrell. Sin embargo, los vecinos siguen nerviosos porque esta oleada de incendios ha dado pie a todo tipo de conjeturas.

Algunos dejan caer que detrás haya varios jóvenes encapuchados sin móvil. Otra versión sin confirmar de los residentes atribuye los siniestros a varios traficantes que han querido desviar la atención de la Guardia Civil. Sólo son conjeturas sin fundamento, pero no contribuyen precisamente a tranquilizar los ánimos. El propietario de uno de los vehículos quemados describe el método utilizado por los autores de este delito. «El modus operandi consiste en romper el cristal del coche y arrojar dentro pastillas de encendido de queroseno», subraya indignado.

De momento, varios coches quemados todavía se encuentran en las calles del municipio, a la espera de que se persone un profesional de la compañía de seguros para peritarlo. Asimismo, también los propietarios de las fincas próximas a los siniestros han resultado damnificados. «El humo penetró por la ventana y arrasó las persianas», subraya una inquilina.

Massamagrell no ha sido el único municipio de l'Horta Nord que ha sufrido estos incendios. Tal y como ya publicó ayer LAS PROVINCIAS, el lunes en Museros ardió otro coche de forma intencionada.