La Guardia Civil detiene en Mislata a un hombre por incitar al odio contra musulmanes en internet

Los agentes afirman que el presunto autor del delito, de 60 años, ha difundido cientos de publicaciones de contenido violento

VANESSA HERNÁNDEZ

La Guardia Civil detuvo ayer en Mislata a un hombre de 60 años por incitar «de modo directo» y con «brutalidad» al odio contra los musulmanes.

Según los agentes, el presunto autor del delito, que responde a las iniciales R.S.M, llegó a publicar, a través de una plataforma social, cientos de publicaciones de contenido agresivo. Unas imágenes que, según dichas fuentes, instigaba a los usuarios de la red a ejercer la violencia, no sólo contra las personas de origen árabe, sino también contra otros colectivos de inmigrantes. En este sentido, los agentes aseguraron que fueron muchos los internautas que contemplaron estas fotografías.

«Los mensajes de incitación al odio y discriminación publicados han podido llegar a una gran cantidad de usuarios de esta red social», destacó la Guardia Civil. El motivo es que estas publicaciones en internet se han realizado sin ningún tipo de restricción.

Según el Código Penal, además de multa, la pena de prisión es de uno a cuatro años

Sin ir más lejos, los agentes, durante el transcurso de la investigación, han llegado a analizar cientos de contenidos realizados por el detenido. «Algunas de las imágenes eran extremadamente violentas», agregaron. Esta gravedad y brutalidad de los vídeos vertidos en las redes sociales originó que se llevara a cabo la investigación policial para tratar de identificar al usuario de este perfil y detenerlo. En este sentido, el presunto autor fue identificado tras seguir las pistas de estos contenidos compartidos en su plataforma.

Esta indagación se llevó a cabo a través de la colaboración entre los grupos de información de la Guardia Civil de Navarra, Valencia y la Unidad Central Especial número 3, en el marco de la 'Operación Fender'. En esta línea, una vez se identificó a R.S.M, de nacionalidad española, fue arrestado como presunto autor de un delito contemplado en el artículo 510 del Código Penal.

Sanción

Este apartado determina que serán castigados con una pena de prisión de uno a cuatro años y multa de seis a doce meses.

Serán sancionadas aquellas personas que públicamente fomenten, promuevan o inciten directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo, una parte del mismo o contra una persona determinada por razón de su pertenencia, motivos racistas, creencias, ideologías, por razones de género...

Asimismo, el detenido fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción número 11 de Valencia. Según dichas fuentes, esta operación se enmarca dentro de una de las prioridades establecidas por la Secretaría de Estado de Seguridad relativas a la persecución de los delitos de odio, visible tras la reciente aprobación del Plan de Acción de Lucha contra estas infracciones.