La Generalitat repara 160 pisos en La Coma y avanza la reforma de elementos comunes

Un operario repara uno de los pisos del barrio. / lp
Un operario repara uno de los pisos del barrio. / lp

El 50% del personal que está desarrollando las mejoras en los edificios públicos son desempleados del barrio

MARINA COSTAPATERNA.

Las obras de reparación de pisos destrozados de La Coma ha permitido reparar 160 viviendas desde que la Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio comenzara los trabajos hace cuatro años, en julio de 2015.

El objetivo es «dignificar» los grupos de vivienda pública del barrio con una inversión de 6,67 millones de euros. De ellos, 3,2 millones corresponden al Área de Regeneración y Renovación Urbana (ARRU) para la mejora de elementos comunes y espacios públicos que está ahora en ejecución.

El estado de los pisos en los que se ha intervenido era tal que la reforma ha sido integral en muchos casos. La mayor parte de las viviendas llevaban mucho tiempo cerradas y su estado de deterioro general las hacía inhabitables, tras años de continuos asaltos y actos vandálicos.

La mayor parte de estos pisos tabicados llevaban en esas condiciones «entre cuatro y cinco años». Acumulaban mucha suciedad y mobiliario en mal estado. La instalación eléctrica prácticamente era inexistente, ya no había telefonillo, ni cuadros eléctricos o cables. Los elementos de fontanería y los sanitarios también estaba destrozados.

Una cuestión importante es que la Entidad Valenciana d'Habitatge i Sòl (EVha) ha seguido un calendario de reparaciones y adjudicaciones de viviendas que han requerido «un mínimo de tiempo que, en muchas ocasiones, no se respeta y ocupantes ilegales vuelven a acceder a las viviendas».

De las 180 viviendas adjudicadas en Paterna, 174 corresponden a viviendas de La Coma. Del total, 18 fueron inmuebles cedidos «a víctimas de violencia de género y 9 a familias que habían perdido su casa debido a una ejecución hipotecaria», explican desde la Conselleria.

Por otro lado, EVha y los servicios sociales de Paterna, junto con la Policía Local, han formado también una mesa de trabajo para solucionar problemas vecinales con el fin de mejorar la convivencia en el barrio. La mesa ayuda a coordinar las actuaciones que se están desarrollando en La Coma, así como las que se va a acometer. Así, se abordan cuestiones como «las reparaciones de viviendas o los desalojos de aquellas personas que no cumplen con la legalidad».

Respecto a las ocupaciones ilegales, el actual Consell determinó no permitir nuevas ocupaciones ilegales después de julio de 2015, «al estar aplicando una política de vivienda social y de reforma del parque público que no había existido en las anteriores legislaturas». No obstante, «siendo conscientes de que había familias que se habían visto obligadas a la ocupación de viviendas, dada la inexistente política e inversión en materia de vivienda por el anterior gobierno, se estableció una norma jurídica que preveía la posible regularización de estas familias que no habían podido optar, ni tan si quiera, a un proceso de adjudicación».

El 6 de abril de 2017 el DOGV publicó una resolución de la Dirección General de Vivienda con los criterios para estudiar la regularización de viviendas del parque público de la Generalitat que «están ocupadas sin título desde hace años, estudiando caso por caso las circunstancias de cada familia». Los técnicos del EVha y los de servicios sociales se han reunido con familias para comprobar si cumplen con los requisitos estipulados.

Deben acreditar situación de vulnerabilidad, tiempo de ocupación de la vivienda y que se trata de su hogar habitual y permanente antes de julio de 2015.

También deben asumir el pago de una renta adecuada a su situación económica y los gastos de comunidad, así como «no tener problemas de convivencia con el resto de vecinos».