Se exige identificar el ADN canino

REDACCIÓN.

En la última sesión plenaria se acordó retomar la obligatoriedad de identificar a los perros con su ADN, disposición recogida en la Ordenanza Municipal reguladora de la tenencia de animales de compañía, con la cual se pretenden evitar los problemas de convivencia y salud pública que puedan generar las deposiciones fecales y orines de los cánidos. Las personas propietarias de un perro que resida habitualmente en este municipio tienen ahora hasta el 31 de octubre de 2020 para realizar la prueba.