Detenida una banda que falsificaba piezas arqueológicas para venderlas en internet

Dos agentes de la UCO preparan la exposición de las piezas confiscadas. / LP
Dos agentes de la UCO preparan la exposición de las piezas confiscadas. / LP

La Guardia Civil recupera 30.000 monedas y objetos, muchos de ellos expoliados, y apresa al jefe y a otros dos miembros de la red en Valencia

J. MARTÍNEZ VALENCIA.

La Guardia Civil ha desarticulado un grupo delictivo dedicado al expolio y falsificación de material arqueológico tras detener a nueve personas, cuatro de ellas en Valencia y Alicante, y recuperar 30.000 piezas que habían expoliado de yacimientos, la mayoría de Bulgaria, y un gran número de monedas falsas. La operación Sárdica se ha saldado también con la incautación de 180.000 euros y la intervención de material que los detenidos usaban para acuñar, fabricar y envejecer piezas que luego vendían en internet con una datación falsa.

El Grupo de Patrimonio Histórico de la Unidad Central Operativa (UC0) de la Guardia Civil inició las investigaciones tras una solicitud de colaboración por parte de las autoridades de Bulgaria para desarticular la organización criminal. Otros cuatro miembros de este grupo fueron detenidos en Bulgaria con la colaboración de la policía de este país.

Los arrestados están acusados de los delitos de pertenencia a organización criminal, contra el patrimonio histórico, contrabando, estafa, receptación, blanqueo de capitales, falsedad documental y alteración de precios de concursos y subastas. El juez de Torrent que instruye el caso decretó el ingreso en prisión de cinco de los detenidos. El jefe y otros dos miembros del grupo delictivo fueron arrestados en Valencia. La Guardia Civil confiscó también los aparatos que la banda utilizaba para detectar metales.

Varios miembros del grupo vendían monedas y otros objetos de interés arqueológico en páginas de internet. Estos individuos tenían diferentes perfiles y actuaban en connivencia para elevar los precios en las subastas con el objeto de obtener mayores beneficios. Los líderes de la organización en España estaban afincados en Valencia y tenían ramificaciones en Alicante, Murcia, Segovia y Zaragoza.

El jefe de la banda viajaba a Valencia una o dos veces al mes para controlar las operaciones fraudulentas. Varios guardias civiles de paisano siguieron al cabecilla para identificar a los restantes miembros del grupo y buscar el taller donde falsificaban las piezas arqueológicas. Los agentes registraron una nave en Torrent y tres viviendas en Valencia.

Los investigadores crearon un equipo de trabajo conjunto bajo el marco de Europol y Eurojust. Entre las piezas confiscadas destacan más de 20.000 monedas auténticas y falsificadas, cerámica griega y romana, urnas funerarias, fíbulas, lucernas, anillos, puntas de flecha y lanzas, amuletos y 36 cuños para falsificar monedas. La Guardia Civil de Valencia apoyó a los agentes de la UCO.

Fotos

Vídeos