Denuncian placas caducadas y retrasos en la concesión de terrazas en Xirivella

Una placa de reserva de espacio para la terraza, en una calle de Xirivella, con fecha del año pasado. / lp
Una placa de reserva de espacio para la terraza, en una calle de Xirivella, con fecha del año pasado. / lp

Hosteleros y policías afirman que a pesar de haber pagado la reserva de vía pública los coches aparcados «no se pueden retirar con grúa ni denunciar»

MARINA COSTA XIRIVELLA.

«Pagué la reserva de la terraza en el mes de enero. Estamos ya en plena temporada alta y aún estoy esperando la correspondiente placa. Está la del año pasado y la policía ya nos ha dicho que no pueden multar ni llamar a la grúa para retirar los coches porque las señales no son las correctas». Hosteleros y policías de Xirivella denuncian que los retrasos en las tramitaciones de reserva de vía pública para las terrazas están generando «numerosos problemas porque no se pueden montar, si hay coches aparcados en el espacio que han reservado los titulares».

El Sindicato de Policías y Bomberos (SPPLB) denuncia que «un día tras otro recibimos numerosas llamadas de bares de la población que tienen vehículos estacionados en la zona acotada para la terraza del bar, para la que han solicitado y pagado la reserva, porque no tienen la autorización correspondiente».

Al no tener la resolución, «legalmente no tienen autorización, por lo que la policía no puede denunciar ni retirar con grúa los coches que aparquen en esas zonas, lo que implica que el gerente del bar no pueda montar su terraza habiéndola pagado. Esta situación causa un fuerte malestar en los propietarios de los locales porque ellos no tienen la culpa de la demora que se está produciendo, mientras el Ayuntamiento de Xirivella cobra la ocupación de la vía pública y no da servicio», destacan desde el sindicato.

Este retraso «les genera un claro perjuicio porque tienen la reserva del año 2018, cuando debería de ser la del actual, y además las placas de prohibición están únicamente en valenciano, cuando la ley es muy clara al respecto. Cualquier ciudadano puede recurrir cualquier multa al estar rotulado el aviso únicamente en valenciano. No se trata de entenderlo o no, se trata de cumplir la ley».

«Yo tengo una terraza de 50 metros, con una docena de mesas en la calle que, a veces, me toca colocar entre algún coche. Pagamos en enero más de mil euros por la reserva y no podemos estar así a finales de abril. El año pasado nos llegaron nada menos que en el mes de junio», recalca el propietario de otro local. Por su parte, fuentes municipales consultadas explicaron ayer que «existe un problema con la normativa actual, ya que no nos permite que las peticiones las puedan hacer los afectados el año anterior. Esta sería una buena solución para que los trámites administrativos pudieran llevarse a término con tiempo suficiente por parte de los funcionarios, pero esta opción no es viable actualmente. Como contrapartida, la policía tiene la orden de actuar puntualmente en cada caso para que no se generen conflictos vecinales».