Denuncian el peligro del vial que une Torrent y Picassent

Dos ciclistas circulan por la vía pecuaria. / lp
Dos ciclistas circulan por la vía pecuaria. / lp

Usuarios de la CV-414 alertan del mal estado del asfalto y de que carece de arcén, a pesar de tener un tráfico denso

ADA DASÍTORRENT.

Vecinos de Torrent que frecuentan la carretera CV-414 que une esta localidad con Picassent, han denunciado el mal estado en el que se encuentra y que aumenta la peligrosidad tanto para el tráfico rodado como para los ciclistas y peatones que la suelen utilizar. Sus quejas se centran en el asfaltado, la estrechez de los carriles para circular, que en algunos tramos se convierte en un embudo, y la falta de arcén.

Los usuarios señalan que «se encuentra en pésimas condiciones, sin arcenes para los ciclistas o la gente que va corriendo». En esta línea, advierten de que el flujo de autobuses que van a los tres colegios ubicados en el recorrido «aumentan el problema porque hay tramos en los que no caben en la calzada si se cruzan con un coche u otro vehículo».

A todos esto se suma, según apuntan, «el paso de vehículos de gran tonelaje que destrozan literalmente el asfalto». «Lo que nos tememos los usuarios de la vía es que hasta que no haya un accidente grave, ya bien sea un autobús o de un camión con mercancía peligrosa no se pondrá remedio», añaden.

Esta vía pecuaria es la conexión más rápida que existe entre ambos municipios Picassent ha pedido un informe de siniestralidad y exigirá su adecuación

Este camino, que atraviesa los términos municipales de Picassent, Torrent y Alcàsser, se trata de una vía pecuaria, inicialmente utilizada por los agricultores de los campos por los que discurre, pero desde ya hace años, el tráfico se incrementó con el desarrollo de urbanizaciones en los municipios afectados y ahora es el camino más rápido para llegar de uno a otro.

En su tramo también hay una residencia y en al menos en uno de los colegios es obligatorio para los alumnos el servicio del autobús, lo que aumenta la problemática del trazado estrecho y las curvas cerradas y sin apenas visibilidad que hace que algunos agricultores vallen sus campos para evitar que los vehículos que se salen de la carretera acaben dentro de su propiedad.

Precisamente, esta estrechez de la calzada es lo que denuncian los usuarios como el mayor problema, porque por sus características, por ella discurre desde maquinaria agrícola, hasta camiones de gran tonelaje, además de coches y autobuses que provocan embudos. Y a esto se añade, además, que se ha convertido en el recorrido habitual para ciclistas y runnings, ya que discurre entre la huerta.

«Esta vía tiene un proyecto de adecuación del año 1969, pero desde entonces no ha habido manera de poner a todos de acuerdo», señalan los denunciantes, aunque desde el Ayuntamiento de Picassent, su alcaldesa, Conxa Garcia, explica que la adecuación de este camino «es una de las prioridades de la presente legislatura».

«Hace años tuvimos una reunión las tres alcaldesas de los municipios implicados pero luego, con los cambios de gobierno, se dejó pendiente y ahora hay que dar una solución que ponga fin a este problema», señala Conxa, «no es de recibido que en pleno siglo XXI tengamos una carretera en esas condiciones».

En este sentido, la primera edil destaca que en Torrent «hay muchos servicios públicos que utilizan los vecinos de Picassent y mucha gente trabaja allí. Esta carretera es la forma más rápida de llegar hasta allí».

No obstante, Conxa es consciente de la peligrosidad que representa y por ello, ha solicitado a la Policía Local un informe de siniestralidad para apremiar a que se ponga una solución definitiva, «si hay que expropiar terreno tendrá que hacerse porque es necesario para poner fin a las reivindicaciones», apunta. «Hay un proyecto que se presupuestó y vamos a pedir que se empiece a trabajar», añade.