La Colonia Montehermoso de Torrent reclama agua potable y más servicios

Un tramo del camino del Realón con baches, que lleva hasta la colonia Montehermoso. / lp
Un tramo del camino del Realón con baches, que lleva hasta la colonia Montehermoso. / lp

Los residentes advierten del «mal estado» y la falta de mantenimiento del camino del Realón, que es uno de los viales rurales más transitados

ADA DASÍTORRENT.

Los residentes de la Colonia Montehermoso de Torrent reconocen que viven en una ubicación privilegiada, rodeados de naturaleza, pero a pesar de la ventaja que esto supone, también tienen que hacer frente a los inconvenientes de estar separados del casco urbano y al «abandono» que denuncian que sufren por parte del Ayuntamiento como el mal estado de las calles o la falta de servicios, a pesar de que «pagamos nuestros impuestos como todos».

Entre las deficiencias de esta barriada, que integran cerca de 150 viviendas en el término de Torrent, según la asociación vecinal Colonia Montehermoso y barrio San José está la carencia de suministro de agua potable y alcantarillado que se suple con un pozo privado, aunque existe una sentencia de 2005 que obliga a la administración local a prestar este servicio municipal.

Desde la entidad apuntan que existe un proyecto con un presupuesto de 1,2 millones de euros, «pero el Ayuntamiento nos dijo que teníamos que pagarlo nosotros», explican.

El Ayuntamiento elaborará un estudio para llevar el agua potable a los núcleos diseminados La ausencia de aceras, transporte público y zonas de ocio son algunas de sus reivindicaciones

El «mal estado» del camino del Realón es otra de las preocupaciones vecinales, donde «ni se reparan los desperfectos en el asfalto ni la señalización ni se mantiene en condiciones y es uno de los viales rurales más transitados no solo por nosotros sino también por gente que no es de esta urbanización», explican. Además, «existen unos terrenos junto a este camino principal separados de la calzada por un terraplén que cuando llueve lo convierte en un barrizal».

Los problemas de pavimentación son una constante en toda la barriada así como la ausencia de aceras o bien donde las hay, están prácticamente destrozadas. El alumbrado de las calles «lo pagamos los propietarios y el Ayuntamiento, a cambio, sufragó el asfaltado de dos viales», apuntan desde la asociación.

Pero lo que más echan de menos los vecinos son servicios tan indispensables como zonas de juegos, limpieza o una línea de autobús municipal que llegue hasta el barrio. «Funcionamos a base de incidencias que comunicamos al Consistorio en el tema de limpieza pero si no avisamos, no vienen», explican. En cuanto al tema del ocio, «hemos solicitado una pista de fútbol 7 y una zona vallada para perros». En el único parque infantil que hay, los vecinos advierten, además de la falta de mantenimiento, del peligro que presenta para los más pequeños «hay un terraplén de tres metros y solo lo separa una valla».

Respecto al transporte, critican que una de las líneas de autobús municipal acabe en la urbanización Miramar, «a tan solo un kilómetro en línea recta de la nuestra».

Uno de los vecinos implicados, Alberto Medina, se reunió hace unos días con el alcalde, Jesús Ros, para trasmitirle en persona todas estas demandas que son reivindicaciones históricas de los vecinos de esta barriada. Esta misma semana, Ros hacía público que el departamento de Urbanismo elaborará un estudio, en un plazo de tres meses, para llevar el agua potable a todos los núcleos diseminados y recordaba que respecto a la Colonia Montehermoso, ya existe un proyecto que cuenta con un presupuesto de 1,2 millones de euros.