El centro Pas a Pas de Alboraya, afectado por el impago de la Generalitat

El centro ocupacional Pas a Pas de Alboraya. / lp
El centro ocupacional Pas a Pas de Alboraya. / lp

El Consorcio Comarcal de Servicios Sociales se ha reunido con delegados de la conselleria para reclamar cualquier vía de financiación

V. H. ALBORAYA.

Continúa el retraso en los pagos de las subvenciones a los centros ocupacionales de l'Horta Nord. En total más de 2,5 millones de euros le debe la Conselleria al Consorcio Comarcal de Servicios Sociales, entidad que se encarga de la atención a personas con discapacidad de la comarca y que atiende a usuarios de 21 municipios.

Este montante asciende a 1, 9 millones de las ayudas para 2019, y el 35% del ejercicio anterior. Uno de estos espacios de atención, que forma parte de la entidad de l'Horta Nord, es el centro Pas a Pas de Alboraya. «Una vez más este servicio y sus usuarios están en una situación de «desamparo», señalaron desde Esquerra Unida.

En este sentido, destacaron indignados que las administraciones, ayuntamientos y Generalitat, «se pasan el balón de la culpa mutuamente, al final son las personas las que padecen las consecuencias». En esta línea, apuntaron que, a día de hoy, este centro ocupacional de atención a personas discapacitadas, «no ha cobrado la parte de subsidio del año anterior, alrededor de 700.000 euros», matizaron. «Hace falta una solución ya con garantías, no queremos parches», añadieron.

En este sentido, el impago, que se ha alargado en el tiempo, ha obligado al Consorcio, a través de pólizas de crédito, a sufragar los recursos que se destinan al pago de nóminas, seguros, proveedores o el servicio de limpieza. «Hemos agotado ya nuestra capacidad de financiación», señalaron desde la entidad. «Ya sólo a proveedores les debemos 170.000 euros», añadieron.

Además, todos los ayuntamientos, que de una manera u otra están vinculados con el Consorcio de l'Horta Nord, han destinado parte de sus fondos municipales a la estabilidad y mantenimiento de estos centros ocupacionales. «Alboraya y Massamagrell han aportado 20.000 euros al año, durante la legislatura», añadieron fuentes consultadas. Todos estos problemas económicos han convertido el impago en una situación «insostenible» para todas las partes involucradas.

Por este motivo, desde el Consorcio se reunieron ayer con representantes de la Generalitat para abordar esta «asfixia económica». Según la presidenta del Consorcio Comarcal de Servicios Sociales, Susana Cazorla, los delegados del Consell se han comprometido a buscar vías alternativas de financiación mientras se hace efectivo el pago de las ayudas económicas.

«La Conselleria va a modificar el presupuesto de 2019 para incluir el abono del año anterior», afirmó. En esta línea, aseguró que esta semana volverán a tener otro encuentro.

El origen

«Una concatenación de problemas impidió que la Conselleria aprobara la subvención a tiempo». Unas declaraciones que comparten tanto el equipo de Gobierno de Alboraya como el Consorcio. En este sentido, la demora a la hora de presentar las cuentas de 2018 por parte del Ayuntamiento dificultó que la asociación comarcal pudiese justificar la subvención a la Conselleria de Servicios Sociales.

«Estas complicaciones generaron que la Generalitat se retrasara a la hora de contabilizar las cuentas, y cerrara el ejercicio de 2018 sin valorar estas ayudas para los centros de la comarca», destacó Cazorla. Por su parte, fuentes municipales aseguraron que, tras la nueva normativa de 2015, estos espacios de atención «dejaron de ser organismos autonómicos independientes».

Esta nueva condición aplazó este documento, puesto que obligó a los ayuntamientos a consolidar las cuentas de las empresas externas que trabajan para el centro. Además, añadieron que «si hubo un retraso en la presentación del montante por parte del Gobierno fue consecuencia de la situación heredada por las gestiones del anterior ejecutivo local», destacaron a este medio fuentes consultadas.