Catarroja invertirá cuatro millones en un plan para regenerar el casco antiguo

La plaza Vella, en el casco antiguo de Catarroja. / lp
La plaza Vella, en el casco antiguo de Catarroja. / lp

El documento plantea recuperar el espacio público para los peatones y crear nuevas zonas verdes, tras un proceso de participación pública

ADA DASÍ CATARROJA.

Un plan director, que cuenta con un presupuesto de cuatro millones de euros, definirá la regeneración del casco antiguo de Catarroja, sobre todo del barrio de Les Barraques. El documento prevé que el espacio público se destine principalmente «a las personas» y plantea «una regeneración urbana general» con la creación de espacios con prioridad para los peatones y espacios verdes.

Para elaborarlo, se ha realizado un programa de participación pública previo con el fin de detectar las necesidades del vecindario de esta barriada, que es el más afectado por las actuaciones que se van a desarrollar para tratar de recuperar este sector del municipio.

Según las encuestas realizadas, los vecinos consideran «necesaria la regeneración de la zona». «La movilidad general de la barriada debe fundamentarse por los usos no motorizados», ya que «las dimensiones de las calles y plazas y la necesidad de revitalizarla, encaminan las actuaciones hacia un barrio donde el uso del vehículo privado sea exclusivo de residentes, comerciantes y vehículos de emergencia», como definen las conclusiones.

El plan director, que incluye estudios de movilidad y alternativas urbanas, prevé una licitación del proyecto por un importe de más de cuatro millones de euros y la ejecución en tres fases. La primera de ellas consiste en la transformación parcial en zona peatonal y la segunda, la reurbanización de calles «con una calzada central de 3 metros y aceras de anchura variable al mismo nivel, pero diferenciadas por otros colores». La última consiste en la intervención y reorganización de las plazas del barrio.

Calidad de la trama urbana

En el estudio también se potencia la creación de «nuevas áreas de juegos y zonas verdes» para mejorar la calidad de la trama urbana, ya que «en muchos casos los peatones no disponen de plataformas adecuadas ni reservadas, porque las aceras, en caso de existir, no disponen de la anchura suficiente, y en otros casos la presencia de obstáculos, ofrece condiciones de seguridad deficitarias».

Además, para resolver uno de los problemas del casco antiguo, el Consistorio también prevé el uso de aparcamientos públicos disuasorios en los alrededores de la zona «a unas distancias inferiores a diez minutos a pie». El objetivo de esta intervención es «crear un conjunto unitario interconectado con actividad, carácter y calidad urbana, que potencie la movilidad sostenible, las zonas verdes y el uso prioritario de los peatones».

La intervención afectará a las plazas Vella, Pintor Ribera, Llotgeta y El Port, para las que ya se han redactado los proyectos y están a punto de licitarse las obras, y también, en las calles adyacentes, dentro del barrio Les Barraques.

En esta zona ya se han realizado algunas actuaciones como la reurbanización de la calle la Reina, en la que se utilizó el empedrado antiguo.

En este sentido, el concejal de Urbanismo, Martí Raga, señala que este plan director «es una apuesta decidida del equipo de Gobierno por esta barriada y por recuperar su centro histórico».

«El objetivo es mejorar la calidad de vida de sus vecinos y eso pasa necesariamente por entender que la participación y la sostenibilidad son fundamentales en la nueva concepción del desarrollo urbano», añade el edil.