Catarroja inicia el dragado del Port para mejorar el agua y la fauna

Las máquinas trabajando en el canal del Port de Catarroja. / lp
Las máquinas trabajando en el canal del Port de Catarroja. / lp

El Ayuntamiento ofrece a otros municipios del Parque Natural de forma gratuita el lodo extraído en estos trabajos para su uso agrícola

ADA DASÍ CATARROJA.

Dos máquinas llevan toda la semana realizando los trabajos de dragadado de la acequia del Port de Catarroja que permitirá recuperar la calidad del agua, redundará en el incremento de la fauna, y mejorará la navegación en el tramo que comprende desde la entrada hasta Ca Sulema, sede de la Asociación de Vela Latina. Esta actuación, que cuenta con un presupuesto de más de 35.000 euros, se enmarca dentro del plan municipal de mejora y adecuación del Port y está coordinada con la Conselleria y el Parque Natural.

Los lodos que se extraen durante los trabajos se están depositando en una de las parcelas de la orilla norte y, como señala el alcalde, Jesús Monzó, «hemos remitido una carta a los municipios que tienen marjal ofreciéndoles de forma gratuita esta tierra para que puedan reutilizarla para uso agrícola».

Monzó señala que el lodo que se retiró del último dragado en 2014, «se quedó allí», pero «ahora, con la coordinación de la Conselleria se ha decidido por esta opción. Si transcurridos dos años nadie la reclama tendrá que hacerse cargo el Ayuntamiento» y advierte de que «no es contaminante sino que puede reutilizarse, por ejemplo, para reparar márgenes».

«Todas las acciones que se realizan en el Port están coordinadas desde la alcaldía con el Parque Natural para evitar problemas», matiza Monzó, ya que el año pasado se presentó una denuncia contra el Ayuntamiento por la limpieza de márgenes en la época de anidación de las aves que, aunque no prosperó, ha hecho que sea tenga más cuidado a la hora de actuar sobre este entorno natural y que sea el Parque Natural el que marque los tiempos.

El alcalde también ha hecho referencia al plan especial del Port en el que se está trabajando para delimitar su uso, puesto que el Plan General de Ordenación Urbana no lo recoge, para poder ubicar allí la escuela de calafate, un punto de información turística, un centro de interpretación de la naturaleza, e incluso la sede de Denominación de Origen Arròs de València, dentro de los usos tradicionales de este entorno.

Mortandad de peces

El dragado permitirá mejorar la calidad del agua que redundará, a su vez, en el incremento de la fauna marina, y además, mejorará la navegación en este tramo ya que debido al incremento del lodo y el bajo nivel del agua, era más complicado el paso de las barcas hasta los amarres ubicados en esta zona.

Los pescadores han visto con buenos ojos la presencia de las máquinas en el canal. «Todo lo que esté encaminado a mejorar el entorno nos parece bien», comenta el presidente de la cofradía, Miguel Raga.

«Esto beneficiará a los peces y la calidad del agua pero luego si dejan la paja del arroz en los campos, donde se pudre, tendremos otra vez el problema de la mortandad de peces que se ha repetido este año», añade. Los peces muertos por el metano que se desprende en la pudrición de este deshecho se acumulaba en algunas zonas del canal «donde no se podía ni pasar del olor», como explica Raga, «las lluvias del mes pasado se lo han llevado todo, pero el mal ya está hecho».