Un vecino de Puçol, picado por una carabela portuguesa

Bandera de alerta. / lp
Bandera de alerta. / lp

El Ayuntamiento suspende las visitas de los campus deportivos al arenal y activa el protocolo de vigilancia tras sufrir un vecino una picadura el miércoles

M. COSTA PUÇOL.

Puçol avistó el miércoles una carabela portuguesa. Un vecino «entró en contacto» con el animal, lo que activó de inmediato el protocolo de seguridad. El afectado fue atendido, se llamó al 112 y al Seprona y se retiró el ejemplar de la playa. Desde entonces, el Consistorio ha decidido suspender, de manera preventiva, las visitas a la playa que tenían previstas los campus deportivos y la Escola d'Estiu.

«Hemos colocado la bandera amarilla junto a la de medusas de forma permanente; con ella no indicamos que el agua esté en malas condiciones, sino que hay que estar atentos por si llegan medusas a nuestra playa», destaca el concejal Xavier Alcácer.

También se ha reforzado la vigilancia con la revisión diaria a pie de arena y también desde el mar, con vehículo acuático. Desde el Consistorio de Puçol esperan que en unos días «desaparezca este contratiempo».

Mientras llega ese momento, los servicios de salvamento y socorrismo «seguirán revisando minuciosamente la arena y el agua antes de colocar la bandera cada mañana y seguirá siendo amarilla hasta que la temperatura del agua haya acabado con este tipo de medusas y no se espere su llegada a nuestras costas». Si algún usuario de la playa descubre cualquier tipo de medusa ha de recordar las medidas básicas: «no tocarlas en el agua ni aunque estén muertas en la arena; avisar al socorrista más cercano para que tome las medidas oportunas».

También hay que tener en cuenta que «las zonas junto a espigones pueden ser más propensas a la presencia de esta especie y el uso de crema solar y de ropa ligera ayuda a prevenir picaduras directas en la piel».

Agua salada y frío

Así, si un bañista sufre una picadura de este tipo los consejos básicos son no rascarse y acudir inmediatamente ante un socorrista. Si esto no es posible, es conveniente lavar la zona afectada con agua de mar y utilizar frío, así como evitar el uso de vinagre o amoniaco.

El miércoles, «lamentablemente, hubo un incidente con una carabela portuguesa y se activó inmediatamente el protocolo de seguridad. La normalidad en nuestra playa ha vuelto, pero las medidas preventivas seguirán en marcha durante unos días», recalcaron fuentes municipales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos