Beniparrell comprará el claustro de las Carmelitas

Una recreación del claustro del convento rehabilitado. / lp
Una recreación del claustro del convento rehabilitado. / lp

La cantidad se ha fijado en 62.500 euros para adquirir la tercera parte del edificio que se abrirá a la plaza del Barón y tendrá un uso público

ADA DASÍBENIPARRELL.

El Ayuntamiento de Beniparrell continúa con su objetivo de recuperar y rehabilitar el claustro del convento de las Carmelitas, considerado como Bien de Relevancia Local (BRL), para abrirlo a la plaza del Barón y dotarlo de un uso público.

En estos días, el Consistorio, con la colaboración del párroco, José María Amores, ha iniciado los trámites con el arzobispado de Valencia para ejecutar la compra de la parte de la iglesia de Santa Bárbara, que alberga en su interior el lado norte de estas instalaciones que datan del siglo XVIII. La administración local ha redactado ya el proyecto para su rehabilitación y ha adquirido las dos casas número 29 y 30 de la plaza del Barón que guardaban las otras partes del claustro, por lo que esta última completará el edificio que se dividió para ser utilizado como viviendas particulares y quedó oculto. El importe de la compraventa se fija en un total de 62.500 euros, que se revertirá a la iglesia con la restauración de la cubierta y la electrificación e iluminación de esta.

Una vez finalizadas estas actuaciones se formalizará el contrato para su adquisición, tal y como se ha acordado con el párroco, según señalan fuentes municipales.

La Diputación de Valencia, a través del área de Patrimonio, se ha comprometido a sufragar parte de la rehabilitación de este antiguo convento que en su día fue, junto a la iglesia de Santa Bárbara, un emblema de la provincia de Valencia, ya que era considerado el segundo convento de la orden Carmelita Calzada más importante, por detrás del Carmen de Valencia.

En el año 2007, a raíz de que los propietarios de una de las dos viviendas en las que se partió el claustro solicitaran una licencia de demolición para poder realizar una obra nueva, el técnico municipal alertó a las autoridades locales que solicitaron un informe a la inspección del Patrimonio Histórico Artístico.

Tras la redacción de este documento, la corporación municipal decidió adquirir dicha parte del convento en una primera fase, con el objetivo de, en una segunda, hacer lo mismo con la otra y realizar las actuaciones pertinentes para recuperarlo y dotar a este icono emblemático de Beniparrell de un uso municipal y que pudiera ser disfrutado.