La Policía Autonómica devuelve al Castell de Alaquàs los azulejos expoliados

La Policía Autonómica devuelve al Castell de Alaquàs los azulejos expoliados

Estas losetas que se comercializaban a través de Internet, se colocarán en un panel dentro del monumento como reclamo turístico

VANESA HERNÁNDEZValencia

El Castell de Alaquàs celebra su centenario dando la bienvenida a los azulejos cerámicos que se expoliaron durante el sigo XX. Hoy, la Policía Autonómica ha hecho la entrega oficial de las baldosas de la rosa gótica, nombre que reciben estos baldosines según el arqueólogo, Víctor Algarra. En total 38 baldosas se han podido recuperar y devolver al monumento en un acto institucional que ha servido para recorrer el Castell mientras Víctor Algarra y el investigador Adrià Hernández, explicaban a los presentes los vestigios de cada sala y la composición y distribución del diseño patrimonial.

Según el jefe de grupo de Patrimonio de la Policía Autonómica, Antonio López, la mayoría de este patrimonio se comercializaba en la página web Todocolección, a excepción de los doce azulejos que se han intervenido en Holanda. «Estos doce mosaicos fueron comprados en el rastro de Montpellier a un anticuario de Valencia«, ha destacado López. Además, ha asegurado que todo el montante intervenido asciende a unos 8.300 euros según el precio de venta.

«Este era el coste en la transacción, sin embargo, como valor patrimonial no tiene precio», ha destacado mientras señalaba los azulejos. Todos las baldosas estaban depositadas encima de una mesa, formando un gran lienzo gótico. Según Antonio López, en un principio existió la duda de que todos los azulejos formaran parte del Castell puesto que las baldosas que pertenecen al Palacio de los Aguilar también son muy particulares. Sin embargo, al analizar las dimensiones se verificó que todos los baldosines recuperados son de este monumento de Alaquàs.

«La diferencia entre unos azulejos y otros es el tamaño, mientras que los del Palacio tenían una dimensión de 13 por 13 centímetos, los del Castell tienen un volumen de 13,5 por 13,5«. Según Algarra, estas losetas formaban parte de la azulejería que cubría el suelo del sobreclaustro del monumento, y representan la transición del siglo XV al XVII.

Por su parte, el director general de Seguridad, José María Ángel, ha elogiado la labor de la Policía Autonómica en la protección patrimonial ya que en los últimos cuatro años se han detectado y recuperado piezas por valor de 200 millones de euros. Además, la alcaldesa de Alaquàs, Elvira García ha agradecido la labor policial, su celeridad y la eficacia en la recuperación de estos bienes tan preciados para Alaquàs tras la denuncia del Ayuntamiento.

En esta línea, las investigaciones del grupo de Patrimonio Histórico de la Policía Autonómica comenzaron a partir de un escrito remitido por la propia alcaldesa de Alaquàs al departamento de Inspección de Patrimonio Cultural de la Consellería de Educación, en el que se alertaba de que estaban a la venta en internet azulejos que podrían pertenecer a parte del pavimento cerámico desaparecido del Castell.

En el escrito se solicitaba ayuda para identificar dicho material publicitado para tratar de recuperarlo. Tras rastrear anticuarios y diversos portales de internet, se localizaron diversos anuncios en los que se publicitaban azulejos de las mismas características a los inventariados en el Castell d' Alaquàs, algunos indicando abiertamente que procedían del propio monumento.

El Castell d'Alaquàs fue declarado Monumento Nacional Histórico Artístico-Arquitectónico por la Real Orden de 21 de abril del año 1918 del rey Alfonso XIII.

Posteriormente fue declarado Bien de Interés Cultural, el 1 de diciembre de 1999, aunque no pasó a titularidad municipal hasta 2003, tras una expropiación. El director de la Agencia Valenciana de Seguridad y Respuesta a las Emergencias, José María Ángel, explicó ayer que acciones como esta son las que han motivado la preparación de un curso de formación dirigido a la Policía que puedan intervenir y colaborar en este tipo de operaciones y rescatar así el patrimonio histórico que esté en peligro.