El alcalde afirma que los pasos de emergencia propuestos son ilegales e inseguros para Paterna

Uno de los pasos a nivel más peligrosos de Paterna, incluido en el proyecto de retirada. / lp
Uno de los pasos a nivel más peligrosos de Paterna, incluido en el proyecto de retirada. / lp

El primer edil acusa a Compromís de ir en contra de la Ley de Seguridad Ferroviaria y recuerda la inversión de 10 millones prevista para eliminar cuatro cruces

MARINA COSTA PATERNA.

«Ilegales, inseguros, complejos, lentos y perjudiciales para el servicio de transporte público». El alcalde de Paterna, Juan Antonio Sagredo, criticó ayer duramente la medida impulsada por sus exsocios de Gobierno (Compromís) aprobada en el pleno, con el respaldo de todos los grupos excepto el PSPV, para pedir la instalación de pasos a nivel de emergencia para Fuente del Jarro.

El primer edil aseveró ayer que la propuesta de Compromís per Paterna «va en contra del espíritu del Botànic, que ha aprobado una Ley de Seguridad Ferroviaria ejemplar, que aboga por la supresión de pasos a nivel, dado su alto peligro».

Dichos cruces de emergencia, «además de ilegales y de generar inseguridad, serían una obra muy compleja, porque deberían ser para mercancías pesadas, es decir, para camiones de grandes dimensiones, puesto que si fueran para vehículos normales, ya tienen las salidas del instituto de La Canyada y del polígono de Los Molinos, ante un hipotético cierre del túnel» de entre fases del polígono industrial.

Ejecutar esta propuesta, que debe trasladarse a Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) y la Conselleria de Obras Públicas, «supondría la modificación de la altura de la catenaria, del sistema de seguridad, de señalización, telemando y por supuesto de la vía, cuya plataforma debería ser reforzada por el peso de los camiones», destaca el alcalde, ingeniero ferroviario de profesión y empleado de FGV.

Además, esa complejidad podría llevar a unos tiempos de ejecución de obra «muy parecidos a los del segundo túnel, teniendo en cuenta que la redacción del proyecto del mismo, saldrá a licitación próximamente». También, a juicio del primer edil socialista, influiría en la calidad del servicio del metro porque «aunque los pasos permanecieran cerrados, no pueden ser absolutamente estancos y, por lo tanto, a su paso habría restricciones en la velocidad, subiendo los tiempos de trayecto hacia La Canyada y viceversa».

«En definitiva, acometer algo así es ilegal, inseguro, complejo, lento y perjudicial para el servicio de transporte público de Paterna», sentenció Sagredo, quien también recordó que el Ayuntamiento está trabajando de lleno con la Generalitat, precisamente, en un proyecto de supresión de cuatro peligrosos pasos a nivel del municipio, con un coste de 10 millones de euros.

Según la Ley de Seguridad Ferroviaria, la autorización actual de pasos a nivel es «excepcional y se requiere de ciertas condiciones y requerimientos debidamente justificados», indicaron ayer desde la Conselleria de Vivienda y Obras Públicas.

El artículo 27 hace referencia a la «prohibición del establecimiento de nuevos pasos a nivel» aunque prevé contadas excepciones. Un primer punto señala que los cruces de carreteras u otras vías con líneas ferroviarias, que se «produzcan por el nuevo establecimiento o la modificación de unas u otras, deberán realizarse a distinto nivel».

Un segundo apartado recoge que, «con carácter excepcional y por causas justificadas», podrá autorizarse el establecimiento de nuevos pasos y será la Dirección General competente en materia de transportes, previo informe vinculante de la Agència Valenciana de Seguritat Ferroviària, la que lo haga.

El Anexo II de la normativa recoge los supuestos para establecer nuevos pasos a nivel «con carácter excepcional y por causas justificadas». Para que sean de carácter provisional, tal y como plantea la propuesta paternera, solo podrían estar abiertos el tiempo «estrictamente preciso para atender la finalidad de que se trate». Los de carácter no provisional solo atañen a puntos ferroviarios urbanos y no industriales. Por su parte, el portavoz de Compromís per Paterna, Juanma Ramón, ratificó ayer la necesidad de poner en marcha estos pasos provisionales para salvar las carencias que arrastra Fuente del Jarro en materia de seguridad por falta de conexiones. «No creo que sea ninguna aberración. La ley contempla esta posibilidad. Si hemos de ser pioneros en algo así, la necesidad lo justifica». Ramón resaltó que, «sabiendo que la redacción del proyecto del segundo túnel aún no está licitada, se ha redactar y licitar la obra y después construirlo, hasta el 2020 no tendremos un segundo túnel en funcionamiento en Fuente del Jarro, siendo muy optimistas». También señaló, respecto a las críticas del primer edil, que «si el Ayuntamiento no toma la iniciativa, de manera urgente, trasladaremos la propuesta y el acuerdo plenario en persona si es necesario».

 

Fotos

Vídeos