Alboraya comienza la limpieza de playas tras el temporal de lluvias de la Semana Santa

La Patacona. La tormenta se llevó buena parte de la arena, enterrando todo el paseo marítimo. / lp
La Patacona. La tormenta se llevó buena parte de la arena, enterrando todo el paseo marítimo. / lp

El Gobierno ha solicitada los tractores de guardia del servicio de limpieza para «sanear lo antes posible» los paseos marítimos

VANESSA HERNÁNDEZ ALBORAYA.

El Ayuntamiento de Alboraya ha puesto en marcha los trabajos de limpieza del paseo marítimo de la Patacona. Así lo adelantaron a este medio fuentes municipales. Durante el día de ayer, el alcalde del municipio, Miguel Chavarría, su equipo, y la secretaria general provincial del PSPV, Mercedes Caballero, recorrieron toda la costa de La Patacona y Port Saplaya para valorar sobre el terreno todo el alcance de los daños del intenso temporal. «Jamás habíamos visto algo así, hay por lo menos medio metro de arena acumulado a lo largo del paseo marítimo, incluso los bolardos están enterrados», destacaron desde el Ayuntamiento.

En este sentido, la fuerza del viento y de la lluvia de Semana Santa se llevaron buena parte de la arena del frente litoral, nivelando el paseo a la misma altura que la orilla. Esta situación ocasionó que, tanto los vecinos como los hosteleros de primera línea de playa, comenzaran a limpiar la arenisca arrastrada por la tormenta. Esta iniciativa generó que otros partidos políticos, como Ciudadanos Alboraya, exigiera al Gobierno «la recuperación de la explanada de forma urgente», destacaron desde Ciudadanos Alboraya.

Asimismo, el alcaldable de Ciudadanos en Alboraya, Vicente Martínez Bauset, visitó esta zona para conocer de primera mano los problemas causados por el vendaval y conocer las necesidades más inmediatas de restauradores y residentes. «He recogido sus opiniones para trasladarlas al Ayuntamiento con el objetivo de que el paseo recupere su normalidad lo antes posible», afirmaron desde Cs.

En este sentido, Martínez Bauset solicitará una reunión con los responsables de la limpieza municipal para solucionar el tema. Además, subrayó que «Chavarría debería tomar buena nota del Ayuntamiento de Valencia, puesto que ya ha limpiado su costa». Por su parte, desde el Gobierno apuntaron que no entienden estas quejas de Cs.

«Era imposible comenzar la reparación hasta ahora, hemos esperado a que el temporal empezara a remitir para comenzar con los trabajos de recuperación», matizaron. En esta línea, dichas fuentes adelantaron que han tenido que solicitar los tractores de guardia, puesto que ejecutar el saneamiento con los medios normales era una tarea imposible. Además, dichas fuentes subrayaron que hasta el día de ayer, Valencia tampoco había comenzado con la limpieza del paseo, desmintiendo la información de Ciudadanos.

Sin duda, un temporal que ha azotado sin piedad las costas valencianas y ha dejado daños y deterioros a su paso. Asimismo, la tormenta obligó a la intervención de los bomberos del Consorcio Provincial en algunas localidades de l'Horta como Godella, Silla, Paterna, Manises y Mislata a lo largo de la jornada del sábado. El viernes también tuvieron que actuar en Massamagrell, Paterna y Burjassot. La mayoría de los incidentes que se registraron fueron debidos a la caída de ramas y árboles. En Sedaví, se clausuró el polideportivo municipal al ceder un muro y caer un árbol. El sábado las ráfagas de viento de hasta 90 kilómetros por hora ocasionó incidentes de este tipo en Catarroja y Albal como la caída de una rama de un árbol ubicado en el mercado.

En el polígono industrial Táctica de Paterna, los bomberos tuvieron que retirar un cartel publicitario y en Godella retiraron un árbol en la subida a la ermita.

De igual forma, en Aldaia, el pasado viernes, efectivos de bomberos retiraron un ejemplar que había caído sobre un coche en la vía pública. En Alfafar también se produjeron accidentes similares con desprendimientos en fachadas, toldos y árboles, uno de ellos se desplomó en el patio del Instituto 25 d'abril. En Torrent, se registraron diversos incidentes por la lluvia y el viento, que obligó a intervenir a los bomberos, con un árbol tumbado en el Vedat.