Alboraya asegura que el nuevo plan general «cumple la ley de la huerta»

El Consistorio señala que el nuevo documento rebaja «sustancialmente» la ocupación de áreas de cultivo

M. C.ALBORAYA.

El Plan General de Ordenación Urbana de Alboraya «se ha trabajado de acuerdo con el PAT y la ley de la Huerta, normativa propuesta y aprobada por el Gobierno del Botánic en las Cortes Valencianas, y que se ha respetado al milímetro por el plan ahora expuesto al público».

El Ayuntamiento de Alboraya recalcó ayer que cumple «escrupulosamente» lo que estipula la ley aprobada para proteger la huerta y lamentó que tras llevar el proyecto a la sectorial de Urbanismo, «donde están los colectivos vecinales y Per l'Horta, para que conociesen todo el proceso de mejora y los avances con la Conselleria, resulta que se nos acusa de no informar a nadie y de desproteger la huerta».

Esta respuesta municipal llega tras la denuncia del colectivo Per l'Horta, que asegura que el Plan General Estructural que tramita Alboraya «destruirá más superficie de huerta que el tercer carril de la V-21, en concreto, unos 264.000 metros cuadrados, cuatro veces más que el proyecto del Ministerio de Fomento». En este sentido, señalaron que el nuevo Plan General -que está en información pública hasta el día 30 al haberse ampliado el plazo- salió a la fase de exposición únicamente con el apoyo del PSPV y PP y con el rechazo de Ciudadanos, Compromís y Esquerra Unida.

Por contra, desde el Consistorio recalcaron ayer que Alboraya ha trabajado la reforma del Plan General, presentado por el PP en 2011, para «rebajar sustancialmente la ocupación de la huerta, directamente con la Conselleria y sobre todo con Compromís, a través de Lluís Ferrando, director general de Territorio, y sus técnicos».

Por ello los colectivos críticos «hacen trampa cuando cuentan como nuevos los sectores ya urbanos de las playas, que están pendientes de desarrollo, y no necesitan el Plan General para hacerlo, o el sector de Peixets que es parque, aunque no le añaden el apellido 'agrario', porque ellos saben que se recupera el cordón dunar, se rehabilita la huerta, que supera los 50.000 metros cuadrados y se realiza únicamente un humedal donde se derivan las acequias para su depuración y filtrado con procedimientos ecológicos».