Alboraya afirma que no se ha producido ningún caso de gastroenteritis

La playa de la Patacona en Alboraya. / lp
La playa de la Patacona en Alboraya. / lp

El Consistorio confirma que no hay problemas por falta de personal médico ni aumento por enfermedades

UISO CRESPOALBORAYA.

El Ayuntamiento de Alboraya destaca que este municipio no ha padecido ningún aumento de gastroenteritis estos últimos días. Además, manifiesta su malestar ante algunos colectivos vecinales. En este sentido, alegan que aprovecharon la prohibición al baño en Alboraya para «reivindicar asuntos que nada tienen que ver con las playas y sus servicios turísticos», según informa el Ayuntamiento. Añaden que se sintieron perjudicados ante esta situación.

El Consistorio hizo una consulta a los diferentes centros de salud de la localidad para confirmar que «en ningún momento se han tenido problemas de aumento por casos de gastroenteritis, como sí sucedió en Massamagrell, ni por ninguna otra enfermedad, así como tampoco existen problemas de falta de personal médico», aseguran. Fuentes de la Policía Local aseguran a LAS PROVINCIAS que no se han presentado denuncias de productos en mal estado en ningún establecimiento de la zona de las playas. El Ayuntamiento también advirtió en el comunicado que la presencia de autocaravanas en la zona de las playas «no presupone ningún asentamiento y están todas controladas». En esta línea, manifiesta que las playas «están muy vigiladas» y que en el caso de que aparezca algún problema «se cerrarían inmediatamente para prevenir cualquier incidencia en la población». Es por ello que señalan la inexistencia de riesgo, mientras no ondee la bandera roja que avisa de la prohibición del baño por causas diversas. Del 28 al 30 de junio las playas de la Patacona y Port Saplaya Norte de Alboraya estuvieron cerradas al baño al detectarse niveles elevados de la bacteria enterococos, que superaban los permitidos, tal y como informó en este periódico.

Este verano se han cerrado un total de ocho playas en la provincia de Valencia. Los vertidos de aguas fecales y el elevado nivel de las bacterias han sido los detonantes para prohibir el baño en la Malvarrosa, el Cabanyal por partida doble, la Patacona, Port Saplaya, la Devesa, Massamagrell, El Puig de Santamaría y la Pobla de Farnals.