Alaquàs y Albal aumentan la vigilancia tras varios actos vandálicos

La instalación eléctrica del parque de la Balaguera de Albal. / lp
La instalación eléctrica del parque de la Balaguera de Albal. / lp

Los ataques se han centrado en instalaciones recién estrenadas como el parque de educación vial en Alaquàs y el 'skatepark' de Albal

ADA DASÍALAQUÀS.

Los actos vandálicos en espacios públicos han vuelto a sacudir a los municipios de Albal y Alaquàs, atentando contra instalaciones que se acaban de inaugurar y cuya reparación supone un coste extra para las arcas municipales que podría evitarse con un comportamiento más cívico y respetuoso.

Ninguna población escapa a la aparición de pintadas o ataques al mobiliario urbano que al final, acaban pagando los propios vecinos. Por ello, ambos ayuntamientos han optado por reforzar la vigilancia y hacer una llamada al «civismo», pidiendo colaboración ciudadana en el caso de que se presencien estos ataques.

El nuevo parque de educación vial de Alaquàs, ubicado en el Parc del Dijous, ha sido la última víctima de estos actos. Las instalaciones amanecieron con algunas de las señales de tráfico dobladas y otros desperfectos y el ayuntamiento, a través de las redes sociales han pedido respeto para evitar que estas situaciones se repitan.

Los ayuntamientos llaman al «civismo» y piden la colaboración ciudadana para evitar estos hechos

En este mismo municipio, a principios de este mes, la Policía Local identificaba al presunto autor de más de una veintena de pintadas en la vía pública que, además, firmaba. Una vez localizado se abrieron las diligencias pertinentes de investigación penal por un presunto delito de daños, dada la gran cantidad de propiedades afectadas.

El grafitero había actuado en diferentes lugares del municipio como el mobiliario urbano de algunas calles, incluso en la carrocería de vehículos y en fachadas de edificios públicos y privados, lo que provocó que algunos vecinos denunciaran los hechos.

En Albal, el parque de la Balaguera ha sido objeto de actos vandálicos que se han centrado esta vez en los contadores de la luz de las instalaciones, en los que han causado diversos daños que ha sido preciso reparar.

Esta no es la primera vez que actúan en este espacio, muy frecuentado por los vecinos, ya que hace poco se hallaron pintadas en algunos de los columpios que se acababan de estrenar, varios bancos, y en el pavimento, así como en numerosos contenedores de la localidad.

Además de actuar en este entorno, hechos similares se han producido también en el 'skatepark' Ignacio Echevarría, donde se ha inaugurado recientemente la urbanización del entorno. En este espacio, los vándalos han roto varias maderas traveseras de las vallas, que han quedado tiradas en el suelo.

Otro municipio que ha sufrido recientemente pintadas, ha sido Benetússer, donde tras proceder a la renovación de las paredes de la plaza de la Fusta, aparecieron llenas de grafitis.