Adiós definitivo al pino de Meliana

Los operarios ejecutan los trabajos de tala. / lp
Los operarios ejecutan los trabajos de tala. / lp

El gobierno plantará, al finalizar el proyecto del anillo verde, alrededor de 60 árboles en zonas como el camino de la Mar o cerca de la playa Los vecinos han intentado, hasta el final, paralizar la tala de este ejemplar de 50 años

V. H. MELIANA.

Meliana se despidió ayer definitivamente de uno de los ejemplares más queridos por el municipio; un pino de más de 50 años ubicado en la pedanía de Roca. Después de más de tres meses de reivindicaciones vecinales, el Ayuntamiento dio luz verde a la tala del árbol. En este sentido, fuentes consultadas afirmaron que la poda comenzó a primera hora de la mañana, cuando un par de operarios realizaron la tala de altura con ayuda de una grúa.

«Es muy triste esta situación, aún no entendemos por qué nos han quitado este árbol, no era imprescindible para el proyecto», subrayó un residente de Meliana. No hay que olvidar que el origen de este derrumbe es la construcción de un tramo de carril bici en la zona. Al respecto, fuentes cercanas al Consistorio señalaron que este ejemplar de medio siglo, y algo inclinado, está demasiado próximo a la vía y dificultará la circulación de los ciclistas. Sin embargo, las protestas vecinales paralizaron la poda hace tres meses, obligando tanto al Ayuntamiento como a la conselleria, propietaria del terreno, a examinar el proyecto y buscar otras alternativas a la poda. No obstante, tras este periodo, la Conselleria de Vivienda ha establecido algunas variaciones en relación con el proyecto inicial del anillo verde metropolitano, según fuentes municipales. Unas alteraciones que competen a Meliana y el desarrollo de su plan urbanístico. En esta línea, parte del proceso ya se ha cumplido con la tala de este pino emblemático para los vecinos pero, según fuentes del Ayuntamiento, cuando el proyecto del anillo verde esté finalizado «se plantarán más de 60 árboles en Meliana». Sin embargo, para los más afectados este hecho no es ningún consuelo, puesto que para ellos este pino era, sin duda, un ejemplar monumental. «Desde el Ayuntamiento nos avisaron de la tala, nos explicaron que no se habían encontrado otras soluciones», señaló un vecino resignado.

Además, según este residente no entiende por qué no se plantará vegetación en esta pedanía de Roca. En esta línea, fuentes municipales adelantaron qué terrenos de Meliana se repoblarán. Entre estas zonas están la parte trasera del polideportivo municipal, la zona donde confluyen los caminos de la Mar y del Borriquillo, en la bajada del puente de Roca, y en el parking de la playa.

Por su parte, desde la oposición señalaron que es una pena esta tala. «El pino era un símbolo para el municipio». Además, apuntaron que el gobierno va de ecologista y luego autorizar trabajos que destruyen la naturaleza. «Cargarse la huerta no es justificable», matizaron desde el PP.