Alarma en La Pobla de Farnals por filtraciones en garajes y ascensores de veinte edificios

Un vecino trata de achicar el agua en uno de los garajes afectados. :: lp/
Un vecino trata de achicar el agua en uno de los garajes afectados. :: lp

Un bando del Consistorio convoca a todos los afectados a una reunión para valorar el alcance de los daños provocados por el agua, al parecer, por la subida del nivel freático

MARINA COSTA

«Estamos muy preocupados. El agua brota del suelo de los garajes y por los fosos de los ascensores, que llevan 15 días parados por seguridad. Nadie sabe la causa pero hay ya, que sepamos, unos veinte edificios con este problema que podría afectar, incluso, a los cimientos». Centenares de vecinos de La Pobla de Farnals se dedican desde hace más de dos semanas a achicar el agua que brota del suelo de garajes y sótanos con bombas, secadoras y sistemas de drenaje. «Me marché una mañana al trabajo y al regresar vi a la gente mirando el suelo del garaje. El agua brotaba del suelo. Tuvimos que sacar más de 60 coches porque el nivel no paraba de subir. Drenamos toda la planta con unas bombas y vaciamos el hueco de los ascensores, donde el agua había subido ya casi dos metros», explica Manuel, vecino afectado de la calle Miguel Marqués.

«A los dos días y sin haber llovido, el agua empezó a brotar de nuevo. Al día siguiente nos enteramos que había muchas más fincas afectadas. El problema es que el agua sigue saliendo de las grietas e incluso ha abierto más en el hormigón».

Los vecinos temen que estas filtraciones constantes puedan llegar a afectar a los cimientos de los edificios. «En treinta años no hemos visto nada igual», destaca el afectado. Tampoco nadie sabe la causa.

Comunidades de vecinos y administradores de fincas afectadas se están poniendo en contacto para tratar de buscar soluciones. «Los vecinos están indignados porque nadie se hace responsable de este problema que afecta ya a muchas viviendas. Han venido arquitectos, aparejadores e ingenieros técnicos, de Aguas de Valencia y del Ayuntamiento pero la causa de lo que está pasando, todavía se desconoce», explica Marta Ballester, administradora de una de las fincas con filtraciones y promotora de un grupo de administradores, también afectados, que se están agrupando «para reclamar los daños a quien corresponda esta competencia».

Algunas comunidades han tenido que contratar camiones cuba y bombas de drenaje para sacar el agua que «sigue brotando del suelo. Los vecinos están muy preocupados por las estructuras del propio edificio y los efectos que pueden tener estos ríos de agua que están pasando por debajo o lo que sea este caudal. Los fosos del ascensor están inundados y no hay servicio y en algunos casos los coches siguen sin poder entrar a los garajes». El problema ya no es el coste puntual de retirar el agua cumulada sino «que esta situación, de la que no sabemos la causa exacta, se alargue y afecte a la estabilidad de las construcciones».

El Ayuntamiento, a través de un bando municipal, ha convocado a vecinos y comunidades afectadas a una reunión este jueves, en el salón de plenos a partir de las 18.30 horas, para conocer el alcance global de estas filtraciones.

El alcalde Enric Palanca explicó ayer que el Ayuntamiento «es conocedor de este problema, que no es de competencia municipal, pero está trabajando para conocer las causas y soluciones conjuntas». Al parecer la subida del nivel freático en esta zona de nueva construcción del casco urbano, a causa de las cuantiosas lluvias sufridas durante el invierno, podría haber generado «bolsas o acumulaciones de agua. Casi todos los inmuebles afectados son edificios de menos de veinte años asentados en zonas donde, antiguamente, había fuentes de agua», destacó el primer edil.

Si bien, «no todas las fincas de esta zona parece que están afectadas. Hay que analizar la impermeabilización de cada inmueble y analizar también el volumen de los daños». «Es comprensible la preocupación de los vecinos y por eso, antes que nada, hay que estudiar y conocer todos los casos y realizar estudios en detalle de los edificios». El alcalde también desmintió que estos problemas tengan que ver con unas obras en la red realizadas recientemente.