Schumacher, en París para tratarse con células madre

'Schumi' se golpeó la cabeza contra una roca cuando practicaba esquí en los Alpes franceses en 2013. / afp
'Schumi' se golpeó la cabeza contra una roca cuando practicaba esquí en los Alpes franceses en 2013. / afp

El expiloto, de 50 años, ingresó el lunes en el hospital Georges Pompidou,que aplica nuevas técnicas a las insuficiencias cardíacas

P. MUÑOZ

Seis años después del gravísimo accidente de esquí que le dejó en coma, las noticias sobre el estado de salud de Michael Schumacher se filtran con cuentagotas. Lo último que se sabe del expiloto alemán de Fórmula 1, de 50 años, es que, según el periódico 'Le Parisien', se encuentra ingresado en el hospital parisino Georges Pompidou para someterse a un tratamiento con células madre con el que los médicos pretenden obtener un efecto antiinflamatorio en todo su organismo. 'Schumi' fue trasladado al centro médico el pasado lunes desde su mansión suiza de Gland, entre Lausana y Ginebra, y hoy mismo podría regresar a su hogar, donde continúa con una larga rehabilitación que comenzó en junio de 2014 cuando salió del coma y pudo abandonar el hospital de Grenoble a donde fue trasladado tras su caída en los Alpes franceses. En este tiempo, el heptacampeón del mundo de Fórmula 1 ha experimentado una importante mejoría, como lo desveló recientemente Jean Todt, exdirector de Ferrari y amigo íntimo del piloto. «Veo las carreras con Michael Schumacher en su casa de Suiza y está haciendo buenos progresos», declaró Todt, también presidente de la FIA, en una entrevista a Radio Montecarlo el pasado julio en la que, a pesar del tono optimista, dejó entrever las graves secuelas cerebrales del 'káiser'. «Nuestra amistad no puede ser como antes porque la comunicación no es igual», dijo. Otro de los pocos testimonios que han trascendido sobre la salud de la leyenda del motor fue el del arzobispo alemán Georg Gänswein, secretario personal del papa emérito Benedicto XVI, que visitó a 'Schumi' en el verano de 2016 y dejó esta descripción: «Me senté frente a él, lo toqué con ambas manos y lo miré. Su cara, como todos sabemos, es la típica cara de Michael Schumacher, sólo se ha vuelto un poco más rellena».

De acuerdo a 'Le Parisien', es la tercera vez que el expiloto ingresa en el Georges Pompidou, si bien las dos anteriores llegó en helicóptero y en esta ocasión lo ha hecho en ambulancia. Schumacher ingresó en una unidad del Departamento de Cirugía Cardiovascular, donde permanece monitorizado. Según el rotativo, el paciente está en manos del profesor Philippe Menasché, un destacado cirujano de 69 años que fue pionero en la terapia celular para tratar las insuficiencias cardíacas.