Putin, ¿boda a la vista?

CON UNA GIMNASTA.

En un gesto sin precedentes, Vladímir Putin ha hablado de su vida privada y ha confesado que no descarta volver a casarse. «Como una persona respetable, tendré que hacerlo en algún momento», ha dicho el mandatario ruso. Divorciado y padre de dos niñas, se le atribuye un romance con la gimnasta Alina Kabaeba, famosa por su «increíble flexibilidad».