Payeses de lujo

El ex embajador de EE UU, James Costos (derecha) y su marido, Michael Smith. Kate Moss disfruta junto a una amiga. / jaime reina e instagram
El ex embajador de EE UU, James Costos (derecha) y su marido, Michael Smith. Kate Moss disfruta junto a una amiga. / jaime reina e instagram

Kate Moss y el ex embajador James Costos, recién nombrado 'vendimiador de honor', adictos a la Mallorca rural

ARANTZA FURUNDARENA

Mallorca ha escrito estos días con eme de Moss. La famosa modelo abandonaba el sábado la isla con un cigarrillo en la mano, empujando un carro con seis maletas y amenazando con regresar... La culpa de esta nueva adicción la tiene el presentador de radio de la cadena BBC Nick Grimshaw, que acaba de celebrar su cumpleaños en el encantador pueblecito de Deià con una rutilante fiesta plagada de estrellas.

Un sarao de los de tirar la casa por la ventana que será difícil de olvidar incluso para la cosmopolita Kate Moss. Muy cerca, también atraídos por el poderoso influjo del agro mallorquín, el ex embajador de Estados Unidos James Costos y su marido, el decorador Michael Smith, acaban de instalarse un verano más en la finca Ses Planes para disfrutar de un mes de vacaciones. Y «es probable», según ha adelantado Costos, que durante ese tiempo se unan a ellos sus grandes amigos Michelle y Barack Obama.

Primero Chopin, junto a la indomable George Sand, más tarde el escritor Robert Graves (autor de 'Yo, Claudio'), luego Michael Douglas, Richard Branson, Sting, Lady Di... La lista de artistas y 'celebrities' subyugadas por la belleza interior de Mallorca, y especialmente por el área de la Sierra de Tramontana, es inagotable.

Al ex embajador James Costos le gusta decir que él vive «mallorquinamente»

Será por eso que estos días los vecinos de Deià ni se han inmutado al coincidir en la panadería con la modelo Alexa Chung. Ella, al igual que Kate Moss y su hija Lila Grace, ha asistido al 34 cumpleaños de Nick Grimshaw. Pero no ha sido el único 'fiestón' en la zona. La celebración del 50 aniversario de Serena Rees, esposa del bajista de The Clash, convocó a Bob Geldof y a la actriz británica, y ex de Jude Law, Sadie Frost.

Unos se van y otros vienen. La agenda veraniega y festiva para James Costos no ha hecho más que empezar. Y si el año pasado recibió el trofeo Mallorquín de Verano en el hotel Valparaíso de la mano de su director, Toni Ferrer, esta pasada semana él y su marido han sido nombrados Vendimiadores de Honor de la Denominación de Origen Pla i Llevant, vinos mallorquines que Costos aprecia mucho «por su frescura y suavidad» y que en la etiqueta de la añada de 2018 llevarán impresos los nombres de James y Michael.

Un mallorquín más

La cena del comienzo de la vendimia se celebró en Llucmajor con 400 invitados. Costos relató ente risas la anécdota del día en que a su pareja le llamaron para decorar la Casa Blanca... «Cuelga el teléfono -le dije-. Eso es una broma, seguro».

No lo era. Y Michelle y Barack Obama figuran hoy día entre sus íntimos. La ex primera dama estadounidense ya se alojó en agosto pasado en Ses Planes, la espectacular finca que Marieta Salas, criadora de caballos árabes de pura raza, alquila a los Costos Smith cada verano en plena Sierra de Tramontana, entre Esporlas y Valldemosa. El ex embajador, que ya está organizando su primera fiesta estival, no confirma la visita del matrimonio Obama a Mallorca para los próximos días, pero admite que «es probable».

Costos es de los famosos internacionales que en Mallorca procuran no ejercer de turistas. Disfruta del mar, pero también del encanto rural de la isla. Al ex embajador le gusta decir que él vive «mallorquinamente», concepto creado por el relaciones públicas palmesano Tommy Ferragut.

Fotos

Vídeos