Jesús 'Redentor' Janeiro

Jesús 'Redentor' Janeiro
EFE

Jesulín de Ubrique reviste su vuelta a los ruedos de una dimensión mesiánica. «Falta afición, por eso vuelvo»

ARANTZA FURUNDARENA

Antes a los toreros para anunciarse les bastaba con un cartel en el que habían puesto un nombre... Pero Jesulín de Ubrique, por muy de campo que sea, milita en la modernidad. Y si fue capaz de revolucionar la tradicional vuelta al ruedo por la vía de incorporar el sujetador femenino como objeto susceptible de ser arrojado al albero (lo mismo que una gallina, un abanico o un sombrero cordobés), ahora que, siete años después, vuelve a vestirse de luces no iba a ponerse a ahorrar energía... El de Ubrique está dispuesto a lo que sea con tal de darle bombo a su reaparición del día 19 de agosto en Cuenca, junto a Padilla y Cayetano Rivera. Puede que esos vídeos promocionales no figuren en la antología de la publicidad, pero están cumpliendo su objetivo: dar que hablar tanto o más que las barbaridades que va soltando por los platós su ex, Belén Esteban.

Si en el primero Jesulín recurría a la épica y se marcaba 'un Rocky', ahora se ha metido de lleno en la lírica con un anuncio que navega entre 'tocar la fibra' y 'hacer llorar al viejo' y está a mitad de camino entre el famoso 'spot' de El Almendro y aquel anuncio de coches en el que un desinformado campesino preguntaba en plena Transición: «¿Y Franco qué opina de esto?». Es evidente que Jesulín no vuelve a casa por Navidad, sino a los ruedos en pleno verano. Pero igualmente ese vídeo está hecho para poner al espectador un nudo en la garganta. «¿Abuelo, qué estás haciendo?», pregunta una nieta a un señor mayor en una finca rústica tipo Casa Tarradellas, solo que con las paredes llenas de cuernos.

Cuenca se viene arriba

«Ha vuelto Él», proclama uno de los vídeos en los que anuncia su reaparición

Lo que hace ese abuelo es afilar el cuchillo (de cortar chorizo) y desempolvar la bota de vino para llevarla a los toros. «¡Pero si hace mucho que no vas a los toros!», replica la nieta extrañada. «Sí -responde el abuelo-, pero ha vuelto Él». Lo dice con mayúscula. Y señala un retrato en blanco y negro en el que posa con Jesulín. La nieta coge la foto de la repisa y se la entrega al abuelo con un tierno beso en la mejilla mientras suena 'in crescendo' una musiquilla melosa... Está claro que Jesús (Redentor) Janeiro se está tomado su vuelta a los ruedos con una mezcla de márketing y mesianismo. Lo mismo besa a los niños que resucita a los viejos. La gente piensa que vuelve por dinero. Pero él se ha empeñado en revestirlo de una dimensión metafísica.

En su primer vídeo, el torero más taquillero de las últimas tres décadas consigue algo impensable hoy en día: que los chavales que entrenan en un estadio de fútbol abandonen el balón para irse corriendo detrás de una muleta... «A esto le 'farta' afición, y por ellos vuelvo yo», sentencia rodeado de chiquillos este Rocky de Ubrique, ajeno a la reciente advertencia de la ONU a España para que prohíba la presencia de menores en las corridas de toros. Igual que los Gremlins o Harry Potter, Jesulín ha recurrido al efectista '¡Ha vuelto!' para cebar al máximo la expectación de su regreso a los ruedos. Y eso que no reaparece en la Maestranza ni en Las Ventas, sino en Cuenca... Pero es que Cuenca este año se ha venido más arriba todavía que el de Ubrique y a su feria de San Julián la ha titulado 'La Champions'. O sea, que Jesulín vuelve a la Champions... O, como preguntaría el abuelo rústico del anuncio: «¿Y el Madrid, otra vez campeón de Europa?».

Fotos

Vídeos