Felicity Huffman admite un fraude universitario

Felicity Huffman. /
Felicity Huffman.

LOGRÓ EL INGRESO DE SU HIJA.

La protagonista de 'Mujeres desesperadas' Felicity Huffman asumió ayer su culpa en el mayor fraude universitario ocurrido en Estados Unidos. Una conspiración mafiosa que implica a más de 50 personas entre padres y profesores que desde 2011 recibieron hasta 22 millones de euros para que los hijos de actores de Hollywood y otras celebridades ingresaran en prestigiosas universidades de élite como Georgetown, Yale, Stanford o UCLA. Tras reconocer todos los cargos ante un tribunal de Boston, Huffman se mostró «profundamente avergonzada». La actriz, de 56 años, habría abonado 15.000 dólares (13.300 euros) por dar el 'cambiazo' al examen de ingreso de su hija mayor, Sofía, de 18 años. «Mi hija no sabía absolutamente nada de mis acciones, y con mi comportamiento tan equivocado la he traicionado. Tendré que cargar con ello el resto de mi vida. Mi deseo de ayudarla no es excusa para saltarme la ley», añadió la actriz, que se enfrenta a una pena máxima de 20 años de cárcel. También está implicada en la trama su compañera de profesión Lori Loughlin, cuyas dos hijas lograron el ingreso a la Universidad del Sur de California tras abonar 443.000 euros.