La Unión Musical de Higueruelas combate la despoblación

O. H.VALENCIA.

En los pueblos pequeños del interior, las escuelas de música de las sociedades musicales tienen además una gran importancia en la lucha contra la despoblación. La Escuela de la Unión Musical de Higueruelas es un auténtico dinamizador de la vida en el pueblo. Con sus 38 educandos matriculados, los alumnos de la escuela de música suman el doble de alumnos que el Colegio Rural Agrupado (CRA) de Higueruelas.

La explicación de este hecho insólito nos la da el propio alcalde de Higueruelas, Melanio Esteban, músico fundador de la banda y tuba en activo desde 1983. «Los vecinos que residen en Valencia intentan que sus hijos mantengan el vínculo con Higueruelas. La seriedad del proyecto de la escuela y de la propia banda hace que matriculen a sus hijos en nuestro centro musical para obligarse a venir al pueblo los fines de semana para que les impartamos las clases», comenta Esteban.

«Eso nos genera problemas de espacios y de profesorado, pues casi todas las enseñanzas se imparten simultáneamente durante el fin de semana», añade. Ese mismo efecto catalizador de las escuelas ocurre en la propia banda. «Los jóvenes que están estudiando en Valencia vuelven cada fin de semana para asistir a los ensayos y conciertos, lo que les mantiene involucrados con lo que ocurre en el pueblo», comenta Melanio Esteban.

El objetivo es hacer visible el trabajo que realizan las sociedades musicales en los barrios Las 550 entidades deben de afrontar las nóminas de más de 4.000 profesores

Pese a tener poco más de 500 habitantes, Higueruelas cuenta con una cuidada banda de música que dirigía hasta la pasada semana el maestro Josep Domínguez. La agrupación ha sido galardonada con primeros premios con mención de honor en varios certámenes en los años 2012 y 2018, pero su premio más importante es ser la mejor embajadora de esta población de Los Serranos.