El bou, al son del tabal y la dolçaina

Tabalets y dolçaines se reúnen para dar la diana que da inicio a la Baixà de Caixons de Puçol. / Tlp Homenaje a Victorino con música popular valenciana. :: lp
Tabalets y dolçaines se reúnen para dar la diana que da inicio a la Baixà de Caixons de Puçol. / Tlp Homenaje a Victorino con música popular valenciana. :: lp

La tradicional 'baixà de caixons', los pasacalles para montar barreras o las salidas de toros son algunos de los actos más representativos La música popular valenciana se ha convertido en la mejor banda sonora para los festejos taurinos

JORGE CASALS

La fiesta de bous al carrer, tan arraigada en la Comunitat Valenciana, siempre ha tenido una gran vinculación con otra de las señas de identidad de la cultura popular valenciana: su música tradicional del tabal y la dolçaina. Una música que ha sido la banda sonora que ha acompañado a tantas y tantas tardes taurinas de esta tierra, convirtiendo todavía más si cabe a los festejos populares taurinos de esta tierra en algo particular y único. Desde Alicante a Castellón, pasando sobre todo por Valencia, donde más aceptación tiene, el tabal y la dolçaina han acompañado al toro en todas sus expresiones: en las corridas de toros, la tradicional 'baixà de caixons', los pasacalles para montaje de barreras, las salidas de los toros e incluso minutos de silencio en recuerdo a algún aficionado taurino fallecido, minutos antes de la salida del toro.

Valgan algunos ejemplos de la comunión entre estos dos artes que son santo y seña de la cultura popular valenciana. Es el caso de Chiva, donde para sus fiestas del torico de la cuerda, desde el 17 de agosto y hasta el día que acaban sus festejos taurinos, se despierta al toro en la madrugada con la llamada de la dolçaina y el tabal. Es como un toque de queda.

El 'Toc de bous de Pedreguer' es una melodía que se interpreta año tras año en las entradas de toros de las fiestas de este pequeño municipio alicantino, que se celebran en torno al 15 de julio, festividad de Sant Bonaventura, patrón de esta localidad. El tercer cohete, que anuncia que los toros han salido de los corrales, es la señal para que empiece a sonar el tabal con un ritmo constante que se mantendrá hasta que han salido ya los animales. Y en el momento en el que los primeros corredores entran a la plaza, las dulzainas comienzan a sonar durante las varias idas y venidas de los animales, normalmente intercambiándose los músicos para poder descansar, puesto que muchas veces el encierro se alarga en el tiempo. Cuando los toros salen de nuevo de la plaza hacia la zona de los corrales, los dolçainers acaban el tema repitiendo tres veces el compás número cuatro del final, que es como un broche al acto festivo.

El 'Toc de bous de Pedreguer' es una melodía que se interpreta cada año en las entradas de toros

En Callosa d'Ensarrià se interpreta en sus festejos taurinos la tocata 'Els bous de Callosa d'en Sarrià', lo mismo que en Vallada con su canción 'Bous a Vallada'. Municipios que han dado nombre a composiciones cuyo tema principal son los festejos taurinos. En ese sentido, encontramos canciones como 'Bou amb corda de Moixent', interpretada actualmente para cualquier pasacalle festivo con dolçaina y tabal y que la peña taurina 'La Germanor', de Quartell, la tiene como himno oficial, interpretándola para anunciar la salida de los toros, con los músicos subidos en los cajones, e incluso para acompañar la 'Processó del piló', en la que todos los peñistas llevan el pilón de embolar al toro a hombros hasta su sitio, en una especie de veneración a su fiesta con una procesión ceremoniosa como si de cualquier otra actividad religiosa se tratase. En otros pueblos como Meliana, Borbotó, Massamagrell, El Puig, Betxí, Quart de les Valls o los 'bous a la mar' en Xàbia, por citar solo unos pocos, estos instrumentos que forman parte de la idiosincrasia valenciana son la mejor compañía en los actos taurinos.

Uno de los pueblos con gran tradición en unir estas dos costumbres populares es Puçol, municipio que fue referente en el acto de acompañar la tradicional 'baixà de caixons' con el tabal y la dolçaina, hoy en día reproducido por muchos pueblos valencianos. Esta vocación de Puçol por la música valenciana se remonta a a la década de los años 30, cuando el famoso dolçainer de esta localidad, José Soriano, le puso banda sonora a todos los actos taurinos y compuso notas musicales que todavía hoy se interpretan en muchos actos festivos. José Soriano fue además uno de aquellos dolçainers de la época que se recorrieron los pueblos de la provincia de valencia sin ningún otro medio de transporte que sus piernas, para ponerle música a los festejos taurinos.

Chiva despierta de madrugada a los aficionados al toro de cuerda al son del tabal

Puçol, un ejemplo

La 'baixà de caixons' de Puçol acompañada por tabals y dolçaines comenzó a hacerse habitual en los años 80, cuando surgió la Escuela de Dolçainers de Puçol, según explica Josep Miret i Peña, entonces uno de los niños iniciados en aquella escuela y ahora profesor reconocido de este ancestral instrumento. «Toda la vida han estado muy unidas estas dos vertientes que, por cierto, ahora quieren asignarles un color político cuando no debe ser así, la música y los toros no tienen color político, son del pueblo», explica Miret. Ahora, un grupo de más de 40 músicos, la gran mayoría jóvenes, está presente en este acto incomparable previo a la suelta de los toros.

El pasado sábado, Josep Miret, al frente de la colla 'Els dolçainers de Puçol', puso en valor este nexo entre la música y los toros al interpretar varios temas taurinos en el coloquio ofrecido por Victorino Martín. En concreto, la 'rapsodia bouera', un popurrí de temas taurinos creado por él mismo, que incluye piezas musicales como 'Xupinasso, cercavila tradicional navarra', 7 de Setembre, Pepita Greus o Al carrer Sant Antoni de Puçol. Además, se interpretaron varias dianas floreadas para anunciar algunos de los premios que se dieron durante la velada.

Los dulces sonidos de la dolçaina acompañaron desde hace años y en buena sintonía los festejos taurinos de nuestra tierra, y ahora están más presentes que nunca como una máxima expresión de los valores de la cultura popular valenciana.

Más noticias de bous al carrer

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos