La Societat Artística Musical de Alginet comienza su 125 aniversario

La Societat Artística Musical de Alginet comienza su 125 aniversario

O. H. B. VALENCIA.

La Societat Artística Musical d'Alginet dará este domingo el pistoletazo de salida a los actos de la celebración de su 125 aniversario, una efeméride que la entidad de la Ribera está preparando con todo esmero. Todo comenzará a las 19.30 horas con un concierto extraordinario en el Palau de la Música de Valencia que presentará nuestro compañero de LAS PROVINCIAS Vicente Gil. Para la ocasión su director titular Carlos Aguado ha preparado un exigente programa compuesto casi en su totalidad por autores valencianos. «Un programa difícil que nuestros músicos han preparado con mucho mérito y sacrificio pues en estas fechas no podemos contar con los profesionales, que siempre nos apoyan», comenta el propio Carlos Aguado. «En este año tan importante queremos que el protagonismo recaiga en nuestras propias agrupaciones y para ello realizarán conciertos la propia banda sinfónica, el coro, la orquesta, la Big Band, la banda juvenil e incluso en nuestra orquesta de acordeones, que se presentó la pasada Santa Cecilia», dice Aguado.

La Sociedad Artística Musical de Alginet está a punto de presentar también un libro en el que se recoge la historia de la entidad y un concierto audiovisual retrospectivo «en el que se rinda homenaje a todos los que nos han precedido», adelanta Aguado, natural también de Alginet. «También vamos a ser la sede de la próxima Trobada de Bandes de la Ribera Alta, que se celebrará en Alginet el próximo 11 de mayo. Ese día todas las bandas de la comarca interpretaremos juntas el popular pasodoble 'Pepita Greus' de Pascual Pérez Choví, que es un auténtico himno en Alginet», asegura.

El domingo comienza un año apasionante para esta decana sociedad musical. Para inmortalizarlo la banda estrenará la Suite Sinfónica 'Al-Jannat' que el compositor Juan Bautista Meseguer ha dedicado a la entidad y a la población de Alginet. Son tres tiempos: 'Xúquer', 'Dansa i Cançó dels Llauradors' y 'Albor'. Como explica el propio Meseguer: «En ellos he retratado la importancia del agua, un homenaje al abnegado labrador y la importancia que tuvo el final del vasallaje y los señoríos allá por 1817. Algo que he plasmado como el principio de un nuevo amanecer hacia la libertad y una vida mejor».