Riba-roja abre de nuevo sus calles al bou

Los miembros de El Morlaco organizan siete días de toro en una plaza portátil.  / Toni García
Los miembros de El Morlaco organizan siete días de toro en una plaza portátil. / Toni García

El primer astado para esta nueva etapa de los festejos populares en el municipio es de la ganadería de Arcadio Albarrán La Peña Taurina El Morlaco recupera veinte años después la exhibición de un toro cerril

JOSÉ IGNACIO GALCERÁ

valencia. Era una reivindicación y también un deseo desde hace muchos años por parte de los aficionados que este fin de semana se hará realidad. Los toros vuelven a las calles de Riba-roja. Sí, a las calles. Porque desde hace dos décadas, los festejos taurinos en la localidad se han venido celebrando en un recinto adaptado para la ocasión, Sin embargo, el empeño y esfuerzo de la Peña Taurina El Morlaco por volver a la esencia de este espectáculo los ha devuelto al lugar de donde nunca debieron salir. En 1999 se dieron toros por última vez, ese año la peña organizadora se disolvió, pero el ayuntamiento no se quiso hacer responsable de los festejos sin una entidad detrás que se encargara de la programación. A partir de ahí llegó un vacío de veinte años que finalizará este domingo. «Era una necesidad para fomentar el bou al carrer y darle la importancia que se merece. Después de tanto tiempo sin hacerse, queríamos retomar una tradición y devolverla a donde le corresponde, que es a las calles», señala Emilio Moreno, presidente de la entidad.

La idea de hacer de nuevo toros en la calle ha venido fraguándose desde hace años. Concretamente, desde la fundación de la Peña Taurina El Morlaco en 2016, cuando los miembros de la organización comenzaron a marcárselo como un objetivo a corto plazo. «Lo teníamos en mente y entre todos -ayuntamiento, policía local, protección civil- lo hemos llevado a cabo. Han sido muchas horas de trabajo y de reuniones con todas las partes para coordinarlo todo. Esperemos que se consolide y que sea el primer día de toros en la calle de los muchos que quedan por venir. Vamos poco a poco pero ojalá nos consolidemos como un referente de la comarca del Camp de Turia», confiesa.

El epicentro elegido para el regreso de los toros a la calle no puede ser mejor. La Avenida Pacadar Valenciana será el escenario de la desencajonada. Se trata de un recinto ancho -unos doce metros de lado a lado-, en medio de un barrio antiguo del municipio, y que contará también con algunas de las calles adyacentes que servirán para ampliar el recorrido y dar cobertura a un mayor número de aficionados. «La mitad de la avenida la cubriremos de arena para darle todas las ventajas al toro, para protegerle desde la salida y también mirando por el espectáculo», apunta Emilio Moreno. El primer toro de esta nueva etapa de los festejos populares en el municipio será de la ganadería de Arcadio Albarrán. «Es un toro engatillado, con trapío y buenas hechuras. Esperemos que responda a la ilusión que tenemos desde que lo compramos. No íbamos con la idea de adquirir un toro así, pero cuando lo vimos, nos entró rápidamente por los ojos», comenta. El toro, que se soltará a las 12:00, será el eje de unas fiestas que contarán también con vacas de Germán Vidal y Gregorio de Jesús.

Todos los vecinos que están dentro del recorrido han sido informados de este importante evento «Esperemos que sea el primer día de toros en la calle de los muchos que quedan por venir»

Implicación del vecindario

El gran éxito del bou al carrer es la implicación y participación del pueblo en estos festejos. Hacer del toro algo propio es la vía para que sea un éxito. En la Peña El Morlaco eso lo saben bien; tanto que mientras se fraguaba la idea de recuperar esta tradición no dudaron en hacérselo saber enseguida a los vecinos. «Todas las casas implicadas dentro del recorrido están avisadas y son conocedoras del festejo que vamos a celebrar. Les hemos explicado los detalles, les hemos invitado a formar parte del mismo y también a resolver sus dudas para coordinarse con nosotros o plantearnos sugerencias», explica. Dicha iniciativa no es baladí, puesto que prácticamente una generación entera no ha visto nunca un toro en sus calles. «¡Son veinte años! Creemos que va a ser un día muy bonito tanto para los que lo estamos organizando como para quienes vengan a verlo. Para la gente joven que no ha vivido un bou al carrer todavía está siendo muy ilusionante. En la calle es donde nace y se genera la afición, así que ojalá que tenga buena acogida y podamos seguir haciéndolos en los años venideros».

Junto al toro que se soltará en la calle, la Peña Taurina El Morlaco es la encargada de realizar siete días de toro en una plaza portátil instalada para la ocasión. Los festejos de este año han quedado marcados por la figura de Rubén Quintanar, recortador fallecido hace ahora un año y muy vinculado a esta localidad desde que participara en el primer concurso que organizaron. «Fue muy emotivo, se lo merecía. Además, el concurso de este año lo ganó Pedro pulido, quien era amigo suyo. El lunes hicimos un especial de la ganadería de Alba Atenea, con vacas muy bravas y encastadas y el fin de semana anterior tuvimos la I exhibición de emboladores, que sirvió para dar protagonismo a esta modalidad de festejo y una suelta de vacas y toros de El Saliner. Ahora nos queda un desafío entre La Romaneta y Gregorio de Jesús y la presencia de José Vicente Machancoses, que será la primera vez que venga con nosotros, y Gregorio de Jesús».

Más