Relevo en el cuidado de la Virgen de los Desamparados

María Ángeles Serrano (i), junto a María Dolores Alfonso, nueva camarera de la Virgen. / damián torres
María Ángeles Serrano (i), junto a María Dolores Alfonso, nueva camarera de la Virgen. / damián torres

M.ª Ángeles Serrano se jubila y confía el cargo de camarera a M.ª Dolores Alfonso | La corte de honor que vela por la Mare de Déu está integrada por más de 1.700 mujeres y celebrarán una misa el próximo sábado

Lola Soriano
LOLA SORIANO

Los preparativos de la fiesta grande de la Mare de Déu tienen este año un componente especial, ya que se va a producir un relevo generacional en el cargo de máxima confianza de la Virgen.

En esta edición, M.ª Ángeles Serrano, camarera de la Virgen, cede su puesto a una componente de la corte de honor: M.ª Dolores Alfonso Gallent.

La mujer que se encarga de estar pendiente de la Madre de todos los valencianos ha tomado la decisión de 'jubilarse' para pasar el testigo de una responsabilidad tan importante a una compañera.

M.ª Ángeles Serrano lleva alrededor de 36 años sirviendo a la patrona. Ha estado pendiente de que nada le falte o que luzca con esplendor todos los mantos que porta la imagen cada vez que sale de la Basílica, pero explica que «ahora ya no acompaña la fuerza. No tengo la misma actividad. Eso sí, voluntad toda la que quieras», detalla.

Después de dedicarle décadas al cuidado de la Virgen asegura que «hay que tener sentido común».

Para los festejos de este año han preferido hacer una transición o un periodo de acompañamiento, para que M.ª Ángeles pueda asesorar a M.ª Dolores. «A M.ª Ángeles toda la corte de honor la quiere mucho y yo aspiro a poder conseguirlo».

Si bien M.ª Ángeles Serrano ya había comunicado por escrito y de forma verbal desde hace cinco años su intención de 'jubilarse' es ahora cuando ha surgido la oportunidad.

«Todavía recuerdo cuando el entonces rector Don Basilio Sancho vino a mi casa y propuso que fuera la camarera. Le comenté que nunca le había dicho a nada que no a la Virgen y, lógicamente, acepté el cargo», indica emocionada.

Reconoce que siempre le ha emocionado estar cerca de la Mare de Déu y arreglarla para cada acto. «Es un momento de intimidad que no sabes si rezar, dar las gracias...». Esta valenciana tenía ya antes mucha vinculación con la Basílica, ya que tomó la Primera Comunión junto con su hermano Salvador y sus primos Alberto Casanova y Juan Rubert y luego fue componente de la corte de la Virgen.

En cuanto al reto más difícil que ha tenido, explica que cuando accedió al cargo «decidimos hacer un cambio del manto de la Virgen, puesto que lo llevó durante 60 años y se llevó a restaurar porque había que eliminar la polución y los efectos de las velas». Precisamente este es el manto que se utiliza para la procesión vespertina del día grande de la fiesta.

M.ª Dolores Alfonso reconoce que su antecesora «ha hecho una labor muy grande». La nueva camarera fue la designada por la emérita. «Me preguntó si yo quería continuar su labor y que lo consultara con la almohada y claro al día siguiente le dije que sí». M.ª Ángeles detalla que su discípula «es muy sosegada y tranquila de carácter».

Argumenta que su marido le apoyó desde el primer momento «y mis dos hijos y mis nietos de 5 y 10 años están felices. Me dicen que es un regalo del cielo». De hecho su nieta de 10 años le ha escrito una poesía que finaliza con los versos: «Virgen de los Desamparados, tú eres mi patria. Virgen de los Desamparados tú reinas en Valencia».

M.ª Dolores Alfonso añade que para llegar al cargo son muchos los años que ido aprendiendo y colaborando «como asociada y también de celadora». Y es que, como relata, entre las componentes de la corte establecen turnos para «hacer compañía a la Virgen de los Desamparados todos los días y rezarle por la intención del Papa y también de la Iglesia».

Esta mujer valenciana estudió Puericultura en el Politècnico, pero añade que estudió por placer «porque me gustaba la Medicina y los niños, pero no ejercí». Y argumenta que fue en clase donde conoció a una compañera «que me habló de la labor que realiza la corte de honor y decidí sumarme». Desde entonces, asegura que han pasado 25 ó 26 años.

En la actualidad, según relata, son entre 1.700 y 1.800 las mujeres que componen este colectivo. M. ª Ángeles Serrano matiza que cuando comenzó ella eran sólo un centenar. «Tenemos asociadas en varios puntos de España porque hay valencianas que se marcharon a vivir a otras ciudades pero han continuado colaborando», explica la actual camarera.

Entre los lugares geográficos donde cuentan con asociadas enumeran por ejemplo Zaragoza «y teníamos una señora que vivía en Palma de Mallorca y todos los años venía para el día de la Virgen. Ahora ya debe de ser muy mayor y no viene a Valencia».

Este sábado todas las componentes de las cortes de honor celebrarán una misa en la Basílica, a las 10.30 horas. A la hora de hablar de la labor de la entidad, la nueva camarera tiene muy claro el objetivo: «Lógicamente estar pendiente de la Virgen y prepararla para cada una de las salidas que hace la imagen Peregrina. Además, queremos seguir la labor de la Virgen y ayudar a los desfavorecidos, desamparados e inocentes y colaborar con la fundación Maides».

Más