Puerto de Sagunto vibra con Victorino y Machancoses

Charla. Victorino y Machancoses, junto a representantes de las peñas porteñas. / roberto martínez
Charla. Victorino y Machancoses, junto a representantes de las peñas porteñas. / roberto martínez

Interesante y ameno coloquio entre ambos ganaderos en la presentación de la semana taurina | Las fiestas se consolidan como un referente gracias a un cartel de lujo al que regresan los toros cerriles

JORGE CASALS

valencia. La Casa de la Cultura de Puerto de Sagunto colgó el cartel de 'No hay billetes' en la presentación de su semana taurina enclavada dentro de las fiestas patronales en honor a la Virgen de Begoña. Un acto que demostró el esplendor que atraviesa la que se considera como una de las citas claves de la temporada taurina. El reclamo no sólo era desvelar la programación, que también, sino una conferencia entre los responsables de la organización reforzada con dos nombres que son toda una institución en lo suyo, Victorino Martín y Fernando Machancoses, que cautivaron al público durante casi dos horas.

El valenciano es uno de los ganaderos 'consentidos' en esta tierra, mientras que el madrileño apadrinaba la presentación de uno de sus toros, marcado con el hierro de Monteviejo, y que supone el regreso de los toros cerriles a esta localidad. El cartel, no podía tener mayor lujo. Completado por Manel Rubio, responsable taurino de la Federación de Peñas de Puerto de Sagunto y que se mostró satisfecho por el plantel ganadero de este año; David Martínez, representando a la Peña De Fiao, patrocinadora del astado de Monteviejo para celebrar el 25 aniversario de su fundación y que explicó que el objetivo era «traer al mejor ganadero de todos y ese es Victorino, así que lo hemos logrado y estamos muy contentos»; y Vicente Nogueroles, presidente de la Federación de peñas de Bous al Carrer de la Comunitat, que abogó «por la unión de todos los aficionados, los de la plaza y los de la calle, como hemos demostrado muchas veces dando ejemplo de una gran afición».

La flor y nata de los ganaderos de esta tierra, de Zaragoza y Navarra, están anunciados con sus estrellas. Lo mejor, con lo mejor. Allí se baten el cobre las vacas y toros más bravos del momento, cada ganadero quiere marcar la diferencia y tener el honor de guardar en sus vitrinas, un preciado trofeo que le acredite como vencedor de uno de los concursos de ganaderías de mayor trascendencia del momento. Todo ello es gracias al esfuerzo, la constancia y la pasión de la Federación de Peñas del Puerto de Sagunto. Han creído en un modelo de gestión transparente con una clara apuesta por la calidad, anteponiendo su condición de aficionados, logrando devolver el prestigio que siempre tuvo la localidad.

El coloquio se centró en un apasionado, didáctico y reivindicativo diálogo entre ambos ganaderos, que sacaron a la palestra muchos elementos en común. Ambos han sido continuadores de un legado. Fernando Machancoses se emocionó al recordar a su padre y a su tío: «Fueron dos grandes ganaderos que marcaron una época y yo lo he aprendido todo de ellos, es una responsabilidad muy grande llevar este apellido, pero sobre todo, es un orgullo».

Victorino también recordó la figura de su progenitor y sus grandes aportaciones a la Fiesta como ganadero, matizando que «mantenerse es evolucionar y tenemos que adaptarnos a los tiempos pero sin perder nuestra identidad». Ambos ganaderos coincidieron en un modelo de bravura, donde la inteligencia y la transmisión tienen que ser esenciales. «El toro debe causar la sensación de respeto y riesgo, y eso lo tiene que captar el público que está arriba. La emoción es la base de todo», apuntó Victorino. Para llegar a esa bravura, explicaron sus distintos caminos relacionados con la selección.

Mientras que para Victorino los tentaderos de hembras son esenciales, para Fernando es todo lo contrario. «No me fijo en cómo se comportan las becerras cuando las torean con la muleta. No me dice nada de su bravura. Hay que tener paciencia y esperar a su etapa de plenitud, que es a partir de los seis años».

El coloquio llegó a su punto más álgido cuando los dos mostraron su repulsa a la situación de desamparo en la que vive el ganadero. «Me siento desprotegido frente a la Administración y, al final, lo que pretenden es invitarte a que abandones. Uno de los ejemplos más actuales es el pastoreo. Si no lo hubiesen prohibido, hubiéramos evitado muchos incendios es nuestros montes», explicó Machancoses, mientras que Victorino reivindicó «la falta de ayudas económicas a la conservación de una raza única. ¿Por qué otras razas se protegen tanto y existen tantas ayudas y ninguna para el toro bravo? Nos sentimos discriminados, es falso que recibamos subvenciones», argumentó.

El debate concluyó centrándose en sus respectivas actuaciones en Puerto de Sagunto. Victorino explicó del toro reseñado, que «es muy serio y se podría lidiar en cualquier plaza de primera. Está muy rematado por todos los lados. El de Vega Villar, conocido también por 'patasblancas', es un encaste que lo da todo, tiene fiereza y se entrega desde el principio, derrotando con fuerza. Esta ganadería está atravesando un buen momento, pero por ahora sólo lidiamos novilladas», aseguró.

Por su parte, Fernando se mostró muy optimista, «todavía no sé qué vacas reseñaré, pero sé que serán las mejores. Siempre se me exige estar a un nivel y no voy a decepcionar. Estas plazas grandes requieren un tipo de animales fuertes que creo que pueden marcar diferencias».

Un abrazo entre ambos fue el mejor broche a una tarde especial.

Más