Partido de Resina, una leyenda regresa a Puçol

Partido de Resina, una leyenda regresa a Puçol

El día grande del bou al carrer en la localidad tendrá lugar esta tarde con la exhibición de un astado de la histórica divisa sevillanaLa Comissió del 7 de Setembre cierra un cartel que completan Domingo Hernández y Antonio Bañuelos, que debuta

JOSÉ IGNACIO GALCERÁ

valencia. Una ganadería legendaria para una cita imprescindible. Partido de Resina, Puçol y su 7 de Setembre volverán a coincidir esta tarde once años después de la última vez que se exhibió un toro de la ganadería sevillana en esta localidad valenciana. La hoja de servicios de la divisa en este municipio de l'Horta Nord no es demasiado extensa aunque es cierto que ha dado tiempo a dejar algún grato recuerdo entre los aficionados. El de hoy será el sexto pablorromero en la historia del bou al carrer de Puçol, uno exhibido con la denominación original de la ganadería y cinco bajo la actual.

Cabe remontarse hasta el año 1991 para ver al primer 'toro guapo', así se les conoce, por las calles de Puçol. Atendió por nombre a 'Candilito' -según recoge el aficionado local Alfonso Ávila en sus estadísticas- y fue precisamente en el día 7 de aquella temporada en un cartel completado por otras dos leyendas del campo bravo, Miura y Torrestrella, cuyo astado, posiblemente el que mejor juego ha dado de este hierro, fue a la postre el que se llevó la mano y ganó el pulso a los otros dos.

Tuvo que pasar una década para ver al segundo pablorromero, en esta ocasión ya con la nueva propiedad al frente -Partido de Resina S.L.-, que adquirió la totalidad de la ganadería en 1997, conservando en la misma finca todo el ganado, hierro, antigüedad, señal y divisa.

El regreso de Partido de Resina se ha vivido con enorme expectación desde que se anunció 'Baratijo' es «un toro bonito, chato, como los antiguos pablorromeros»

Ese año 2001 fue el de la inauguración del monolito en la plaza 25 de abril que recuerda y homenajea la festividad del 7 de Setembre y que se ha convertido a lo largo del tiempo en un punto de encuentro en la tradicional baixà de caixons.

La Comissió de aquel año adquirió a un 'Joyero', nombre ilustre de la ganadería puesto que un toro de nombre 'Joyerito', lidiado en la plaza de Las Ventas el 30 de mayo de 1999 por José Pedro Prados 'El Fundi' todavía se recuerda en nuestros días gracias a su extraordinaria belleza y bravura, y que terminó alzándose con los premios de aquella Feria de San Isidro de Madrid.

De 'Candilito' a 'Baratijo'

Aparte de las respectivas comisiones del 7 de Setembre de los años mencionados, la otra peña que ha patrocinado toros de Partido de Resina ha sido la de El Barrio. En concreto, tres. Dos fueron en el año 2002, coincidiendo con el décimo aniversario de la entidad. En el primero de los dos días de festejos taurinos, se exhibieron los toros 'Gallatero' y 'Diamantino'.

Cinco años después, los miembros de El Barrio, en otra fecha emblemática para la peña como fue el decimo quinto aniversario, adquirieron el último pablorromero desencajonado en Puçol. Atendió al nombre de 'Platero' y de todos los exhibidos hasta la fecha fue el que mejor juego ofreció. Bajo una lluvia torrencial, que despejó la calle de aficionados, el toro se encontró con pocos rodadores, lo que hizo que se empleara y mostrara sus buenas condiciones en el tiempo que estuvo en la arena.

Tantos años de ausencia de una ganadería como Partido de Resina en una localidad tan taurina como Puçol, ha provocado que su regreso se haya vivido con enorme expectación desde que se anunciase su vuelta.

Es, no cabe duda, el principal aliciente del cartel de 2018, sin que ello suponga obviar a la divisa de Antonio Bañuelos, cuya presencia también está cargada de interés puesto que supone el debut de la divisa burgalesa en esta 'plaza', ni a la de Domingo Hernández -que hará doblete con la suelta de dos toros es tarde-, sobre la que hay que añadir bien poco ya que se trata de la ganadería más deseada por las figuras actuales y la que más quebraderos de cabeza genera en los despachos del toreo.

Buena reata

Esta tarde, 'Baratijo', número 25, tomará el testigo de los 'Candilito', 'Joyero', 'Gallatero', 'Diamantino' y 'Platero'. Sobre él hay puestas muchas esperanzas por parte de los ganaderos, no en vano, aseguran, viene de una buena familia, contrastada, concretamente del semental 'Potrico'. Este mismo año se han tentado y aprobado hermanas suyas, lo que da buena muestra de la buena reata a la que pertenece.

Su morfología y hechuras refuerzan además la profunda confianza que hay depositada en el ejemplar. «Es un toro bonito, chato, como los antiguos pablorromeros, no es destartalado de cara, ni asusta por delante, pero sí que tiene los pitones bien colocados, bien puestos, lo que hace que sea un toro con trapío y serio, digno de lidiarse en cualquier plaza de primera categoría», defiende Joaquín Morera, mayoral de Partido de Resina y, por tanto, uno de los hombres que mejor conoce los toros de esta casa.

Actitud en el campo

Como máximo responsable desde 2012 del manejo y cuidado de los toros, el joven mayoral de Partido de Resina sabe de primera mano cómo es el comportamiento de estos toros en el campo. «A los mayorales nos gustan los toros que en el campo pasan desapercibidos pero aquí en casa hay muchos que ponen las cosas complicadas arrancándose al caballo, lo que dificulta el trabajo», explica antes de ahondar en la conducta de 'Baratijo'.

«Se ha comportado con nobleza, este ha sido de los animales que nos gustan a los mayorales, ha sido un toro tranquilo para el manejo y a última hora también en el embarque, que se desarrolló fenomenal», añade el responsable del festejo de los animales.

El comportamiento en el campo puede ser un buen indicativo del juego que dé, bien sea en la plaza o en la calle, aunque no siempre. «Luego, lo que haga en la calle, ya lo veremos, ocurre como con los melones, hasta que no los abres no sabes si están buenos o malos».

Ejemplares cotizados

En esta ganadería sevillana son conscientes de la importancia del festejo popular y también de lo cotizados que están entre los aficionados los pablorromeros, algo que «agradecemos y por lo que nos sentimos muy queridos», apunta.

La ilusión por el regreso sobrevuela a todos los implicados. Desde los ganaderos hasta los miembros de la Comissió encargada de las fiestas, pasando por los aficionados al mundo del bou al carrer. «Desde que vinieron aquí los miembros de la comisión mostraron mucha ilusión porque hace muchos años que no se suelta un toro de esta casa en Puçol. La presentación del toro creemos que está a la altura, ahora la ilusión que queda es que ofrezca un gran espectáculo, que es lo que todos deseamos».

Fotos

Vídeos