Miura, Cuadri y Algarra, trío de ases para un aniversario

Expectación ante la respuesta del toro. / c. d.
Expectación ante la respuesta del toro. / c. d.

La Peña Taurina El Piló de Albuixech celebra el próximo 8 de junio por todo lo alto sus cinco años de vida

JOSÉ IGNACIO GALCERÁ

valencia. Aunque faltan poco más de veinte días, la expectación ya está por las nubes. Y no es para menos. Si anunciar un toro de Miura o de Cuadri por separado ya es sinónimo de interés, imagínense hacerlo a la vez. Un lujo, sin duda. A ellos, añádanle la guinda de Luis Algarra, lo que convierte el cartel en uno de los más rematados de toda la temporada. Esto es lo que han conseguido los miembros de la Peña Taurina El Piló de Albuixech, que el próximo 8 de junio celebrarán por todo lo alto su quinto aniversario.

«Desde que comenzamos nuestra andadura, este era un cartel que llevábamos pensándolo, teníamos ilusión por hacerlo pero jamás pensábamos que lo podríamos hacer realidad. Estamos muy satisfechos», señala Carlos Dolz, miembro de la entidad.

Las tres ganaderías cuentan con el favor de los aficionados de la calle. No en vano son de las más solicitadas cada año por las peñas y comisiones de la Comunidad Valenciana. «El de este año, más que un cartel para el quinto aniversario es propio de un décimo o vigésimo aniversario. Sin embargo, nos llamaba tanto la atención poder juntar tres ganaderías de esta categoría que no nos hemos podido aguantar», confiesa antes de continuar: «Las tres ganaderías generan mucho interés, además, los tres toros están muy bien presentados, imponen mucho».

El grupo está formado por una treintena de personas de entre 22 y 33 años de edad La programación se completará con una jornada dedicada al ganado de corro

Además del prestigio de los nombres anunciados, destaca también la variedad de encastes del cartel, con tres ganaderías de tres orígenes distintos, lo que pone en valor la riqueza genética del campo bravo y satisface al mismo tiempo una de las demandas de los aficionados más exigentes. «Nos gusta la variedad de encastes; en el tiempo que llevamos hemos buscado siempre la diversidad, y de hecho solo hemos repetido un encaste en cinco años y ninguna ganadería ha venido dos veces», apunta.

En 2015, el primer año en el que El Piló organizó un día de toros, se desencajonaron dos toros de Partido de Resina y Adolfo Martín; al año siguiente el turno fue para Jandilla y Domínguez Camacho; en 2017 se exhibieron toros de Arauz de Robles y Lagunajanda, y el pasado año apostaron por La Quinta y Arcadio Albarrán. Precisamente en las fiestas de 2018 soltaron uno de los mejores toros de este lustro de vida. «El toro de La Quinta, Dadivoso de nombre, fue muy codicioso y encastado, tenía una expresión agresiva, carácter y temperamento, quien se metía en su terreno, las pasaba canutas», recuerda.

El aval de una casta

Veinticinco años han pasado desde que la legendaria ganadería de Miura debutara en Albuixech. Aquel primer encuentro entre los toros de Zahariche y las calles de esta localidad de l'Horta Nord tuvo como protagonistas a Yegüizo y Primero, este año será Soberbio, número 38 y del guarismo 4, el encargado de mantener el prestigio del hierro de la A con asas. Miura llegará a Albuixech, además de con toda la historia de sus 177 años de existencia, con la vitola de sus recientes éxitos en los festejos populares de Quartell y la Vall d'Uixó. En el municipio del Camp de Morvedre, hace ahora un año, un toro número 25, Trianero de nombre, protagonizó una memorable tarde, desatando la pasión entre los aficionados que allí se dieron cita, gracias a su encastada condición, nobleza y prontitud.

El precedente más cercano tuvo lugar en la Vall d'Uixó en los últimos festejos en honor a Sant Vicent Ferrer, cuando Palmero, número 7, se convirtió en uno de los acontecimientos de las fiestas. «Con que el nuestro dé la mitad de juego que dieron aquellos, nos conformamos», confiesa Dolz, que agrega: «Las últimas referencias son muy buenas y ojalá la ganadería pueda seguir su buena racha en Albuixech. Mucha gente nos felicita por el cartel que hemos hecho, que es muy llamativo, y, lógicamente, hace referencia a los toros de Miura de Quartell y la Vall d'Uixó, que han dado mucho que hablar. Esa expectación nos llena de orgullo».

Los alicientes del cartel no acaban ahí, puesto que la ganadería de Cuadri será la primera vez que pise las calles de Albuixech. Para los amantes de las estadísticas, el honor recaerá en 3-Misterioso. «Es una ganadería cotizada y que arrastra mucho público. Hay verdaderos enamorados de este tipo de toro, a mí particularmente me llama mucho la atención. Es distinto». La programación se completará el sábado 15, con una jornada dedicada al ganado de corro con la presencia de las ganaderías autóctonas de El Saliner y Miguel Parejo.

Una peña muy joven

La aparición de El Piló ha supuesto un soplo de aire fresco para el bou al carrer de Albuixech. Algunas peñas de la localidad han ido desapareciendo, sin embargo, la afición al toro entre las generaciones más jóvenes ha ayudado a la formación de entidades como esta. «En nuestra cuadrilla de amigos siempre nos ha gustado el toro y teníamos la idea de formar una peña desde pequeños. Al final, con la ayuda de más gente, lo hemos conseguido». En la actualidad, el grupo está formado por una treintena de personas, chicos y chicas, de entre 22 y 33 años. «Al principio quisimos hacer un toro en uno de los días de fiesta de otra peña con el objetivo de que el pueblo no perdiera un día de toro, y cuando nos dimos cuenta ya estábamos metidos de lleno en esta bendita locura».

Aunque sin la solera de otras peñas con una trayectoria mucho más amplia, los miembros de El Piló poco a poco van consolidándose en el calendario del bou al carrer. «Conforme está la economía y más la de la gente joven, creo que tiene mucho mérito los carteles que estamos haciendo, que están sonando mucho. Quizá cuando empezamos no había mucha confianza en nosotros y ahora ya vamos a celebrar cinco años. Hemos demostrado lo que somos capaces de hacer», señala orgulloso antes de defender su afición. "Unos se la quieren cargar y otros, como en este caso nosotros, tratamos de engrandecerla».