Una hora de toros frenética

Espectacular imagen del encierro en Almassora. No cabe un alfiler. / torodigital
Espectacular imagen del encierro en Almassora. No cabe un alfiler. / torodigital

Almassora soltará una corrida de Albarreal y Les Alqueries apostará por Los Ronceles

JOSÉ IGNACIO GALCERÁ VALENCIA.

Apenas una decena de kilómetros les separan. Sin embargo, este sábado, Almassora y les Alqueries estarán más cerca que nunca. Y todo gracias al toro, que una vez más volverá a ser el nexo entre dos pueblos. El motivo no es otro que la celebración de un encierro, en realidad dos, uno en cada localidad, y el aliciente este año recae, además de por estar protagonizados por seis astados cerriles, por celebrarse con escasamente una hora de diferencia entre ambos. Almassora será la encargada de abrir fuego a las 11 de la mañana, recuperando una modalidad que en este municipio no ha gozado de la continuidad deseada, no en vano el último encierro data de mayo de 2015 con toros de Gerardo Ortega. Este año, el compromiso de las peñas El Caragol, que cumple su cuadragésimo quinto aniversario, y Aficionats al Bou, con quince años de vida, junto con la implicación del ayuntamiento, han hecho posible la recuperación del encierro al patrocinar dos toros cada uno. «Espero que en esta ocasión sirva para consolidarse, que ayude a que el encierro tenga una continuidad y se pueda celebrar al menos uno cada año como ocurre en otras localidades», señala ilusionado Juan Luis Marín, presidente de Aficionats al Bou, quien hace referencia a casos como Onda o La Vall d'Uixó, donde el encierro es un fijo en la programación taurina.

El hecho de que entre ambos encierros haya solamente una hora de diferencia ha motivado a los corredores, que se espera que vengan de todos los rincones del país. «Vendrán muchos aficionados de fuera, muchos aprovecharán la ocasión ya que no siempre se tiene la oportunidad de correr dos encierros el mismo día y además de toros cerriles. Con el mismo viaje se puede hacer doblete», afirma Marín, que no duda en poner en valor la importancia y la visibilidad que supone el encierro para la localidad. «La historia nos dice que es un espectáculo muy beneficioso para el pueblo. Desde 2006, cuando se hizo el primero, y a pesar de que no ha tenido una continuidad anual, el encierro siempre ha congregado a muchos aficionados, ha servido para promocionar la localidad, darla a conocer y a nivel económico ha tenido un impacto importante en los comercios».

840 metros de recorrido

En Almassora hay prevista una corrida de la ganadería onubense de Albarreal, cuyos toros, que han sustituido al encierro de San Martín inicialmente anunciado, serán los encargados de cubrir los 840 metros del recorrido. «Por problemas sanitarios no pudo venir el encierro de San Martín y hubo que recomponer el cartel con Albarreal, cuyo encierro ya lo teníamos visto en el campo y era uno de los que manejábamos. Con el cambio hemos mejorado incluso la corrida con un par de toros que han acabado entrando y a priori nos gustan más que los que había», confiesa esperanzado Marín.

Una vez se encierren los toros de Albarreal en Almassora, la emoción se trasladará a les Alqueries. A las 12 de la mañana dará comienzo una carrera de 860 metros cuyos tramos van desde la calle Mijares pasando por la calle Mayor, Virgen de Gracia y 25 de juny. El ancho del recorrido facilita que la manada se abra, creando momentos de tensión donde hay menos corredores. El de este año será el décimo tercer encierro consecutivo en les Alqueries.

Cabe remontarse a 2006 para ver el primero, protagonizado por toros de Guadiamar. Hasta 2014 estuvieron organizador por la Associació de Penyes, sin embargo, al año siguiente, debido a la subida del precio de los toros, consecuencia de la reducción de cabezas en la cabaña brava, la entidad decidió dejar de hacer el encierro ante la imposibilidad de poder sufragar una corrida de garantías en presentación con su presupuesto. Ese año, el Ayuntamiento decidió tomar el relevo y en vez de adquirir cinco astados de diferentes ganaderías como hacía habitualmente, adquirió un lote de seis toros para correr el encierro, festejo que patrocina hasta día de hoy.

Más

 

Fotos

Vídeos