Devoción sin límite a la Virgen a pesar del calor

Asistentes al Besamanos a la Mare de Déu esta mañana./EFE
Asistentes al Besamanos a la Mare de Déu esta mañana. / EFE

Cerca de 32.000 personas pasaron por el Besamanos y ocho de ellas fueron atendidas por Cruz Roja al sufrir lipotimias o ansiedad

Lola Soriano
LOLA SORIANO

Ni la lluvia de la tarde y noche anterior ni el radiante sol de ayer impidieron que una vez más los valencianos demostraran su devoción sin límites a la Virgen en el ya tradicional Besamanos de la Basílica.

Las primeras personas en guardar cola fueron Marisa, Concha y Rosa, que llegaron a la plaza de la Virgen el martes, a las 19 horas. «La noche no se hace larga. Vengo a pedir por mi hija que está enferma. El deseo que la Mare de Déu me escuche me da la fuerza para aguantar», según Rosa.

A las 4 de la madrugada empezó a hacer cola Flor «para agradecer a la Virgen que me ha dado la vida después de superar dos cánceres». Miguel Mocholí también fue madrugador y por eso entró en decimoquinto lugar. «Nuestra patrona es nuestra Madre y vengo a pedir por la familia, ya que tengo siete nietos de dos hijas», indicó. Explicó que «he visto guapísima a la Virgen con el nuevo manto. Entiendo de agujas, porque estoy cosiendo un manto para la Virgen de Castellar-Oliveral, y el que lleva la Mare de Déu parece pintado».

El sol apretó en las horas centrales del día y los Seguidores de la Virgen ofrecieron agua. Desde la mañana hasta la noche Cruz Roja atendió a ocho personas, tres por lipotimias, una por síncope y otra por crisis de ansiedad y se trasladó a un hombre de 79 años al Clínico por una lipotimia no recuperada. A las 17.30 horas ya habían pasado 21.000 personas, mientras que a las once de la noche ya eran 26.000 y se esperaba que la cifra llegara a unas 32.000.

Seguidores del Levante UD pasaron bufandas por el manto para agradecer que siguen en Primera y los del Valencia CF para pedir la Copa del Rey

Entre las devotas estaba María José Belinchón, fallera mayor de L'Eliana-El Cid de 2019. «He venido con mi madre, María Josefa, para dar las gracias por el año de fallera mayor que he vivido». Desde Quatre Carreres María José Navarro e Isabel Buj aseguraron que nunca fallas. «Este año tenemos una promesa de una amiga y había que cumplirla», indican. Isabel añade que «también pido por mis padres y mi suegra, que son ya mayores».

Margarita de Loro, de Benetússer, llegó a la plaza con una rosa roja en la mano. «Es la celebración de San Rita en los Santos Juanes y he traído la flor para pasarla por el manto. Y vengo a pedir por una prima que le van a amputar los pies tras salir de un estado de coma», explicó.

Entre los asistentes no faltaron aficionados del Levante UD. «Querían dar las gracias porque el equipo se ha mantenido en Primera», explicó el presidente de los Seguidores de la Virgen, José Luis Albiach. Y añadió que «los del Valencia CF han venido con banderas para pasarlas por el manto para ver si gana la Copa del Rey». En los puestos de la fundación Maides se vendieron cientos de pulseras, rosarios y pañuelos.

===

Más noticias sobre el Besamanos a la Mare de Déu