El Besamanos más solidario

Dos personas acercan una foto y una bufanda del Valencia CF en el Besamanos de 2017 . / Irene Marsilla

Los Seguidores de la Virgen confeccionan pañuelos para ayudar a la Fundación Maides | La veneración pública a la patrona, que alcanza su 17 edición, se realizará el miércoles a partir de las siete de la mañana

ISABEL DOMINGOVALENCIA.

Salud, trabajo, estudios, agradecimientos y peticiones varias o hasta la victoria del Valencia CF en la final de la Copa del Rey. Son algunos de los ruegos que los valencianos elevarán este miércoles, día 22, a su patrona, la Virgen de los Desamparados, ya que ese día se celebrará el Besamanos.

La tradición manda que se desarrolle diez días después de la celebración de la festividad de la Mare de Déu. Son 17 las ediciones que cumple esta veneración pública a la Geperudeta, como recordaba el presidente de la Hermandad de Seguidores de la Virgen, José Luis Albiach. La idea se trajo desde Sevilla, en concreto, de un besapiés en honor al Jesús del Gran Poder.

Este año, como curiosidad, la fecha (día 22) coincide con la del primer Besamanos, al que asistieron más de 20.000 personas, según recoge la crónica de LAS PROVINCIAS de aquella jornada.

Entonces se agotaron las 5.000 estampas conmemorativas que editaron los Seguidores, que año tras año acuden con su puesto de objetos alusivos a la patrona. Como novedad, han confeccionado unos pañuelos que se venderán a un precio simbólico (dos euros) y «que permitirán a los valencianos limpiar la mano de la Virgen con su propio pañuelo y, de alguna forma, poder llevarse su beso a casa».

Una iniciativa que, además, servirá para ayudar a personas con enfermedad mental grave y en riesgo de exclusión social, ya que el dinero recaudado con la venta de estos pañuelos -y de todos los recuerdos de la parada de los Seguidores- se destinarán a la Fundación Mare deDéu del Innocents i Desamparats, conocida popularmente como Maides, una entidad impulsada por la Archicofradía de Nuestra Señora de los Desamparados, Cáritas y los Seguidores de la Virgen.

Reparto de agua

Otra de las novedades de esta edición será el reparto de botellines de agua (unos 7.000) «sin coste alguno» para aquellos devotos que lo necesiten ya que, un año más, no se podrá desplegar el toldo en la plaza de la Virgen.

«Es la petición que realizamos todos los años: que pongan una solución para evitar el intenso calor de estas jornadas», apunta Albiach. En este sentido, también recuerda la importancia de protegerse del sol todo el día pero, especialmente, en las horas centrales. Cruz Roja desplegará un dispositivo de atención sanitaria y el Ayuntamiento instalará vallas para organizar una cola en zig-zag en la plaza.

Las puertas de bronce de la Basílica se abrirán a las 7.00 horas «y se cerrarán cuando pase la última persona que esté en la cola, sea la hora que sea», recordó Albiach, quien apuntó que en 2018 el cierre fue a las 02.30 horas de la madrugada. Más de 30.000 personas acudieron el año pasado a contemplar de cerca a la Mare de Déu.

Los devotos podrán besar la mano de la Peregrina, que será ubicada en el centro del altar mayor a la misma altura que las personas que se acerquen. Por su lado, la imagen original de la Virgen quedará girada hacia su camarín, donde tendrá lugar el culto ordinario todo el día.