El Ayuntamiento comienza a reducir a la mitad las terrazas de la plaza de la Reina

Terraza de la plaza de la Reina, con el marcado. / j. signes
Terraza de la plaza de la Reina, con el marcado. / j. signes

La medida que ya se aplicó en el Carmen y en Ruzafa llega ahora con la protesta de los hosteleros a la zona que recibe más turistas

L. SORIANO

valencia. Primero fue el paseo de Ruzafa, luego le siguió el barrio del Carmen, la plaza del Cedro y las calles de Ruzafa y ahora llega el turno a la plaza de la Reina. El Ayuntamiento de Valencia comenzó ayer a marcar con pintura verde la primera terraza que verá reducido su espacio de forma definitiva en la plaza que más visitas de turistas recibe durante todo el año.

El jueves los hosteleros de la zona se encontraron con el montaje de las casetas de la escuraeta en sus propias terrazas, ya que este año se han desplazado los puestos para evitar ponerlas junto a la fachada de la Catedral, pero la sorpresa llegó ayer cuando unos operarios municipales se presentaron en una de ella para restringirle el tamaño de la terraza. Por tanto, no se trata de una disminución temporal por la presencia de estos puestos, sino que se ha aprovechado la ocasión para realizar ya la modificación.

Desde el Ayuntamiento explicaron que se trata de medidas para adaptar las terrazas a la ordenanza aprobada en 2014, una actuación que hasta ahora sólo había llegado a los barrios citados.

«Hace dos días recibí una notificación para firmar con el plano de cómo iba a quedar la terraza y al día siguiente vinieron con otra notificación con otro cambio», explica un hostelero afectado. La cuestión es que ha perdido más de la mitad de la terraza y «me han dibujado la pintura verde y acotado la zona en un espacio que entorpece una farola y hay al lado un contenedor de basura. Ya me dirán cómo doy de comer a los clientes al lado de un contenedor que emana malos olores por los restos de hostelería».

Además, añade que «voy a tener que cambiar todo el mobiliario, para poner mesas y sillas pequeñas porque con las actuales no me cabe nada». También argumenta que «acababa de contratar más camareros. La medida del Ayuntamiento servirá para enviar al paro a trabajadores».

En otra terraza próxima han pasado de tener 48 metros a sólo 20. Y otro local no puede poner terraza por estar junto a la Catedral, a pesar de que este empresario a recurrido.

El presidente de la asociación de vecinos y comerciantes de Ciutat Vella, Rafael Mampel se pregunta «si esta medida se va a extender a toda la plaza porque entonces van a enviar a gente al paro y los negocios perderán dinero. Me pregunto si van a reducir también el impuesto que les cobran».