Sueca pone fin a 21 días de fiesta

Impresionante imagen del  espectáculo piromusical que se disparó. :: j. pascual burguera Numerosos vecinos acudieron a la tradicional procesión. :: lp/
Impresionante imagen del espectáculo piromusical que se disparó. :: j. pascual burguera Numerosos vecinos acudieron a la tradicional procesión. :: lp

El prestigioso festival de mimo, que hoy comienza en el teatro Bernat i Baldoví, recoge el testigo festivo

valencia. Sueca ya ha puesto el punto y final a sus fiestas en honor a la Mare de Déu de Sales. El prestigioso concurso internacional de paellas y la posterior cabalgata del arroz fueron el colofón perfecto a las más de tres semanas de intensas actividades culturales, festivas, deportivas y religiosas. Pero la capital de la Ribera Baja no ha bajado del todo el telón festivo, pues hoy miércoles comienza en el teatro Bernat i Baldoví el festival de mimo, que se ha convertido en uno de los más importantes y prestigiosos de España. Hasta el próximo domingo miles de espectadores acudirán a presenciar las representaciones, como asimismo a disfrutar y admirar la puesta en escena en calles y plazas que se ha convertido en un referente cultural.

Pero si estos días nos hemos hecho eco del desarrollo del concurso internacional de paella valenciana, que ha alcanzado su 55ª edición, no debe pasar por alto el ya famoso piromusical de Sueca, que desde hace quince años dispara el joven y prestigioso pirotécnico Ricardo Caballer. Hoy por hoy el mejor que se dispara en la Comunitat Valenciana y sin lugar a dudas de España, equiparable a los fuegos artificiales que tienen lugar en Donostia.

El pasado sábado más de siete mil personas presenciaron en el estadio de fútbol Antonio Puchades, y otros tantos en casetas de campo cercanas al recinto, el gran espectáculo de música y pólvora, un combinado perfecto armónico que mantuvo durante unos 25 minutos a la gente boquiabierta, gozando de cada carcasa y de cada nota musical.

Ricardo Caballer, tras el éxito obtenido al final el disparo y durante los aplausos del público, no pudo evitar las lagrimas de satisfacción tras meses de trabajo intenso preparando este piromusical que ya forma parte importante de su trayectoria profesional y de su empresa Ricasa. Él mismo confesaba: «He estado dos días trabajando intensamente con mi gran amigo, el concertista Carles Marín, ayudándome a cumplir mi sueño de crear un piano que plasme cada tecla pulsada en una obra de Tchaikovsky. 2.400 órdenes de disparo que han plasmado n con fuegos cada tecla pulsada en esta magnífica obra. Había muchos nervios y mucha ilusión por hacer mi sueño realidad y compartirlo con todo el público que, año tras año, nos arropa con todo su cariño y que yo agradezco de corazón. Aparte de tener muy buenos amigos en Sueca, aquí empecé mis primeras secuencias rítmicas con fuego, conocido como un piromusical».

Muchos vecinos de Valencia que se desplazaron hasta Sueca para contemplar el espectáculo soñaban con que el nuevo concejal de Fiestas Pere Fuset puediera traer a Ricardo Caballer a la capital del Turia para disparar un gran piromusical como el de Sueca.

No eran fuegos artificiales acompañados de música como ocurre muchas veces. Era una perfecta conjunción de fuegos, disparo, música... en algún momento no sabias si era la tecla del piano o la carcasa que se encendía. Los espectadores no cesaron de aplaudir durante todo el tiempo que duró el espectáculo.

Pero también le felicitaron desde el Ayuntamiento de Sueca por la perfecta organización. El estadio con capacidad para seis mil personas cerró sus puertas un cuarto de hora antes del espectáculo. Los que quisieron presenciarlo sentados como si se tratase una obra de teatro pagaban un euro que se destinará a atender los servicios sociales; el resto, que permanecieron de pie, no pagaron nada por presencial el espectáculo. El público entró y desalojó en perfecto orden. Al final del gran piromusical todos tenían la misma sensación: había asistido a un impresionante concierto que se proyectaba en el cielo .

Fotos

Vídeos