Febrero, el mes de Sant Blai

Burriana instala la 'font del vi', de la cual mana vino durante toda la jornada de forma ininterrumpida

valencia. Si el santo más popular de este enero que finaliza es San Antón, el de febrero sin lugar a dudas y desde hace muchos siglos es el San Blas, protector contra los males de garganta.

San Blas fue un obispo y murió tras un cruel martirio en el 316. Nacido en Armenia y ejerció muchos años como médico. Ya obispo, el Prefecto romano le pidió que renegara de su fe. San Blas no lo hizo y fue condenado a muerte. Preso, por las calles de Sebaste (actual Sivas, Turquía), una madre desesperada le presentó a su hijo moribundo por una espina atravesada en su garganta. San Blas le tocó la garganta, hizo la señal de la cruz y el pequeño sanó. Pocos días después, San Blas moriría tras horribles tormentos.

Desde entonces su santidad se extendió por toda la cristiandad y la Iglesia y la devoción popular lo situaron como protector contra todo tipo de enfermedades de la garganta. No olvidemos que los antibióticos o los avances de la medicina no han llegado hasta principios del siglo XX. Por eso las madres tenían gran devoción a este santo, para que protegiera a sus hijos de enfermedades como la difteria, que tanta mortandad infantil llevaba consigo, la tos y otras enfermedades que ahora no son mortales y no hace tanto tiempo si lo eran.

Con San Blas llegan las primeras fiestas de Moros y Cristianos de la Comunidad Valenciana, en Sax y en Bocairent. Tanto en uno como en otro, los festeros desfilan en su mayoría en lo que se llama estilo batallón, recordando la antigua soldadesca.

Valencia centra los actos en la parroquia de San Valero y San Vicente Mártir en Ruzafa. Cierra las celebraciones seguidas de estos tres santos. Antiguamente, cuando aún Ruzafa era pueblo y como tal con su Ayuntamiento y demás instituciones, los límites territoriales de esta parroquia llegaban hasta la Albufera. Por ello al llegar esta fecha acudían las madres de l'horta, de Pinedo, la Punta, Monteolivet y de los barrios periféricos, llevando a sus hijos a recibir el 'oli sant' y como recuerdo, se llevaban las galletitas bendecidas. Este próximo fin de semana ya estarán a la venta en la puerta del templo, se calcula en más de diez mil los sobres que cada año allí se veden en los días de la fiesta. A la procesión vespertina, el próximo martes, informal, a modo de romería, acuden cientos de niños, entre ellos, los alumnos del colegio de sordomudos de la calle Doctor Sumsi, muy queridos en Ruzafa.

Torrent es otra de las poblaciones donde existe una gran devoción a San Blas. Ha crecido la localidad pasando de un pueblo a una gran ciudad, pero sus costumbres y tradiciones se han mantenido. Una feria multicolor invadirá la calle de la Ermita.

Por la mañana, en la misa mayor, se representa la milagrosa curación de San Blas. En todas las casas de Torrent el martes se come la típica cazuela de arroz al horno rossejat. Después, a primera hora de la tarde, saldrá la multitudinaria procesión con la imagen de San Blas acompañado por cientos de niños.

Burriana también celebra la fiesta de San Blas, que se venera en una hermosa ermita o santuario recientemente restaurada. A primera hora del día se pone en marcha la 'font del vi', una fuente de la cual mana vino ininterrumpidamente durante todo el día. Numerosos son los vecinos que acuden allí a compartir un buen almuerzo regado por vino o zumo de naranja. Al anochecer, una solemne procesión recorre las calles de Burriana, participando numerosos fieles.