«Cada año supone un reto más difícil de superar»

El veredicto no ha estado exento de polémica en un año de cambios. La suerte le sonríe a Cuba-Puerto Rico, como su propio presidente reconoce. «El tema de las eliminaciones es muy subjetivo y el trabajo del resto de participantes es espectacular, cada año supone un reto más difícil de superar», comenta Moncho Cebriá. A pesar de no realizar la exhibición, continuarán al pie del cañón. Pero hay reacciones de todo tipo. En el momento del paso del jurado por el barrio de Ruzafa, la falla Cuba-Literato Azorín aún no había realizado el encendido de la iluminación, algo que muchos interpretaron como una reivindicación hacia el Ayuntamiento.