Un «sí quiero» en la Ofrenda