Marina Civera, fallera mayor de Valencia: «Quiero que los extranjeros descubran las Fallas todo el año. Son una forma de vida»

Marina Civera en su recorrido por Las Provincias./Damián Torres
Marina Civera en su recorrido por Las Provincias. / Damián Torres

Marina Civera Moreno, Fallera mayor de Valencia 2019, es una apasionada de los petardos y entiende que se restrinja el uso nocturno para compensar a vecinos

LOLA SORIANOVALENCIA.

Marina ya había vivido la experiencia de ser corte, pero catorce años después tiene la responsabilidad de representar a las Fallas y de mimar a su corte.

¿Qué tomó el primer día del reinado para empezar con energía la jornada?

-Tomo siempre un batido de chocolate, aunque no soy nada golosa. Me gusta mucho dormir y he apurado y de camino a casa de la maquilladora me he comprado el batido.

¿La noche de la llamada hubo pizzas en casa o le dio tiempo a cenar tras la sorpresa?

-Mi cuñado, Borja, me preparó en una bolsita almendras, pistachos, avellanas y un refresco y me lo tomé después en el coche. Lo compartí con el concejal Pere Fuset.

-¿Cómo lo celebró en su casal?

-Cuando llegué, parecía que había unos premios de cine. Estaba todo el mundo en la calle rodeando el coche y cuando bajé sólo veía luces. Me emocionó ver a tanta gente. Es la primera vez que tenemos una fallera mayor de Valencia.

-¿Recibió ya sus primeros regalos?

-Pues sí, mis compañeras de la corte infantil de 2006 me obsequiaron con un medallón de la Virgen y unas peinetas de Flor d'Aigua.

-¿Cómo lo celebró en el casal?

-Aunque lo había celebrado con la familia, dije a los falleros que cuando más me sentí como en casa fue cuando llegué al casal. Tengo ganas de llevar el nombre de mi comisión por toda Valencia.

«Uno de mis sueños es conseguir hacer una Crida que pase a la historia»

-Vive en el Ensanche pero es fallera de Barrio San José. ¿De dónde vienen estas raíces falleras?

-Antes vivía por Blasco Ibáñez y hacía patinaje artístico en el colegio Vicente Gaos. Me hice amigas de la comisión y nos cambiamos de la falla de Cullera a la de Valencia.

-¿Recuerda el número que llevaba durante la preselección?

-El número 58. Fui la primera en abrir el desfile de las preseleccionadas en la Fonteta y en el desfile por sectores y salí la número 13 de la corte. Cuando salí la última, Fuset, de broma me dijo que a veces los últimos son los primeros. Y mira, soy la fallera mayor de Valencia.

-Como odontóloga, ¿a quién le gustaría mejorar su sonrisa?

-Me encantaría cambiársela a Donald Trump. Mejoraría.

-El año pasado, durante su año de fallera mayor, tuvo un accidente de moto nada más empezar las fiestas. ¿Dejará ahora la moto aparcada por un tiempo?

-La tengo aparcada desde una semana antes de la gala de la Fonteta. Mi padre me dijo que tenía que ser consciente y dejarla hasta la llamada. Ahora que he sido la elegida, el jurado ya me dijo que tenía que dejarla por un tiempo para no tener sustos, pero lo hago encantada.

Marina Civera es una mujer que irradia felicidad.
Marina Civera es una mujer que irradia felicidad. / Damián Torres

-¿Quién le acompañará a elegir el espolín de fallera mayor?

-Mi madre, mi hermana y mi tía Esperanza. Somos las chicas de la familia y siempre cuento con ellas.

-Como no se puede decir de qué color se haría el traje. Dígame de qué tono no lo elegiría.

-Decir que no me gusta un color es difícil porque con una buena combinación de flores puede quedar bien, pero no lo haría naranja.

-¿Logra sus metas a la primera?

-Creo que nadie. Yo intento sacar lo mejor de mí para obtener lo que deseo en la vida, pero la clave de todo es el esfuerzo e insistir. De hecho, catorce años después de ser corte he tenido la recompensa de ser la fallera mayor de Valencia.

-¿Qué aspiraciones ha logrado y cuáles les quedan pendientes?

-Una pendiente era ser fallera mayor. Y mi próxima meta será hacer una Crida que pase a la historia.

-¿Por qué cree que ha conquistado al jurado?

-Creo que han visto que soy una chica natural y alegre y que han visto la vida fallera que hay en mi casa. Soy trabajadora y voy a esforzarme.

-El jurado le dio un ramo con un mensaje. ¿Qué ponía?

-Me dijeron que no tuviera miedo a pesar de los momentos de vértigo y que cuidara y contara con la corte que la iba a tener a mi lado.

-Defina las Fallas en una palabra.

-Unidad.

-Un deseo.

-Que llegue la boda de mi hermana Paula.

Más información de las Fallas 2019

-¿Qué consejos le ha dado Rocío?

-Que disfrute de cada momento porque se iba a pasar volando. Y que cuidara mucho a la corte. Yo he sido corte, he vivido la experiencia, y ahora trasmitiré mi sentimientos por ellas, como lo hizo Nuria Llopis.

-¿Recuerda aspectos de protocolo que aprendió como corte?

-Mi tía Espe siempre nos ha enseñado a mi hermana y a mi modales y me recordaba que no podía tocar el pan antes de empezar a comer y me tuve que resistir en las pruebas para no probarlo antes de tiempo.

-¿Qué es lo más bonito que le han dicho hasta ahora?

-Que soy la fallera mayor de Valencia de 2019.

-¿Le gustaba de pequeña tirar petardos?

-De pequeña y ahora. Siempre llevo un mechero y chinos y me gusta dar sorpresas a los falleros.

-En el bando de Fallas querían restringir el uso de petardos por las noches. ¿Cómo lo ve?

-Lo entiendo. Es una forma de compensar la paciencia de los vecinos. Las relaciones con los vecinos son importantes.

-Recuérdeme una de sus pruebas.

-Hice el supuesto de la Crida desde las torres de Serranos y como no sabía si iba a tener otra oportunidad, lo disfruté mucho. Grité a pulmón y quise valorar nuestra historia y apostar por llevar a la fiesta lo más lejos que podamos.

-¿Qué quiere ser en el futuro?

-Quiero ser feliz. Mirar atrás y estar contenta con el recorrido fallero y personal y estar tranquila. Y profesionalmente, siendo una buena odontóloga, como Lucía Gil y Covadonga Balaguer.

«14 años después de ser corte he tenido la recompensa de ser la fallera mayor»

-¿Le gustaría que la corte acudiera por separado a actos para representar a las Fallas?

-Como fallera mayor me daría pena separarme de ellas, pero en Alicante sí acuden a actos y al público le gusta. Quizá con el tiempo ocurra.

-¿Se ve presidenta como Gloria Martínez?

-Tendré que pasar por varios cargos. Ser presidenta sí me gustaría y las mujeres tenemos que ir figurando más en la fiesta.

-¿Guarda fotos de indumentaria?

-Sí porque a mi madre le apasiona la indumentaria y nos ha inculcado el amor por ello. Tenemos muchos libros y nos viste mirando cómo se hacía de forma tradicional.

-Además de los indumentaristas oficiales, ¿con quién más contará?

-Me maquilla Elena Gutiérrez, me peina Carles Ruiz y el año de fallera mayor me ha vestido Amparo Fabra y también tengo algún traje de 1700. Y como tengo la suerte de que Edu Cervera hará los trajes oficiales, también me respaldaré en él.

-¿Qué le diría a los extranjeros para que descubran las Fallas?

-Que no duran una semana. Me gustaría que descubran todo el trabajo que hay detrás y los falleros las vivimos día a día porque son una forma de vida. Tienen que venir más veces durante el año a ver las Fallas, el 9 d'Octubre, La Virgen, el Corpus...

La joven odontóloga durante la conversación.
La joven odontóloga durante la conversación. / Damián Torres

-¿Sabe cinco idiomas, ¿aplica su conocimiento en una actividad?

-He ejercido de guía turística en visitas para extranjeros en el campo del Valencia CF. Ahora tendré que aparcarlo temporalmente.

¿Está vinculada a otra fiesta de Valencia?

-Hago bailes regionales desde los 10 años y me encanta bailar en la dansà de la Verge. Mi hermana además de bailar ha tocado el tabal. Y yo este año estaré de nuevo en la dansà. Soy muy devota a la patrona.

-¿Por qué mercado se pierde?

-Me gusta ir al mercado Central. Desde pequeña me encanta comprar chufas con mi madre. Las ponemos en agua y las comemos.

-¿Qué sabe cocinar?

-Yo cocino de todo. Hago la comida todos los días. Me encantaría aprender a hacer el arroz al horno y lo que más me gusta hacer es la tortilla de patatas. Y si no tengo tiempo le pongo papas.

-¿Qué mascletà no se pierde?

-La del 8 de marzo, Día de la Mujer. Es importante que las pirotécnicas que disparan ese día tengan nuestro apoyo. Y me gusta mucho la última mascletà porque es el último recuerdo hasta el año siguiente.

-¿Le gustaría que su pareja sea fallera?

-Eso espero, porque yo a mis hijos los apuntaré falleros seguro. Cuando en una familia hay algo que hace ilusión, el resto de miembros tiene que apoyar.

 

Fotos

Vídeos