Terremoto de diseño y ruido

Terremoto de diseño y ruido

Pirotecnia Tomás eleva el listón con un buen disparo potente y moderno

P. MORENO

Hacía calor ayer en la plaza del Ayuntamiento y buena prueba de ello fueron las 8.000 consumiciones de horchata que se sirvieron durante la mañana en la calle Xàtiva, en la explanada de la plaza de Toros. La mascletà de Pirotecnia Tomás ayudó a subir la temperatura y a disfrutar de lo lindo a miles de aficionados que ya olían el fin de semana fallero.

Miguel Ángel Tomás, propietario y diseñador, preparó un espectáculo de altura, digno de la plaza. «Todo en su sitio y sin incidentes», afirmó después en el balcón el administrador de la firma, José Antonio Gregori. Este recelo para que todo salga bien, admitió, es igual de importante a la ejecución. La seguridad es primordial en estos espectáculos.

Pese a esa circunstancia, la jornada fue movida para las asistencias de Cruz Roja, al atender a un total de 20 personas, de las que 18 fueron por heridas, quemaduras, traumatismos o lipotimias, para evacuar las otras dos tras haber sufrido fracturas, según informó la organización.

Entre las 18 personas citadas hubo una asistencia por heridas, otra por quemaduras, dos por objetos extraños en un ojo, tres por traumatismos y once por lipotimias. En cuanto a las fracturas, se debieron a un brazo en un caso y a la cadera en el otro, por lo que fueron llevadas a un centro hospitalario.

Gregori comentó que había sido un proyecto muy elaborado por parte de Miguel Ángel, con «todo el recelo para que salga bien». Desde el inicio del disparo aseguró que «había que meter a la gente en el espectáculo. No se trata de hacer ruido, sino de algo que tenga sentido, que entusiasme», en referencia a los efectos de luces y cargas de distintas cargas y sonoridades.

«Tenemos la suerte de tener un buen diseñador», elogió del propietario de la firma, para indicar que «novedades no hay en los productos en sí, sino que se trata de combinarlos de otra manera, hacerlos ver al público de esa manera, sorprenderlo para que nadie sepa lo que va después», consideró.

Los pirotécnicos repartieron 150 kilogramos de material reglamentado, una cantidad más que suficiente. «Puedes traer un camión lleno pero no es eso, sino que la mascletà funciona de otra manera», en opinión del administrador de la firma.

En su opinión, el terremoto fue lo que mejor funcionó. «Se ha solapado muy bien con la última retención, empezando con un nivel de buena potencia», para subrayar que a la plaza «hay que venir bien (cargado) o no venir».

Hoy es el arranque de los días grandes de la fiesta, con fallas en la calle, calles cortadas y cientos de zonas de fuegos en los barrios. Por esa razón la Delegación del Gobierno y la Guardia Civil comenzaron ayer a repartir trípticos informativos para la venta y buen uso del material pirotécnico, donde entre otras cosas se recuerda la prohibición de vender este tipo de productos a menores de 12 años. Los folletos están disponibles en valenciano y castellano, y se reparten en casales falleros y comandancias de la Guardia Civil en toda la Comunitat.

 

Fotos

Vídeos