Crida de las Fallas 2017, de espolín perla y seda clorofila

Raquel luce el dibujo 'Ramón' y Clara el bautizado como 'Santa Martina'

LOLA SORIANOVALENCIA.

Una vuelta a lo antiguo. Esa es la propuesta que las falleras mayores de Valencia, Raquel Alario y Clara Parejo, eligieron para proclamar que estamos en Fallas.

Si en los últimos años las falleras mayores optaban por estrenar un traje de su ajuar particular, en esta edición, Raquel y Clara decidieron engalanarse con el segundo traje del reinado, el que confeccionan los indumentaristas oficiales. Aunque la Junta eliminó las normas de vestimenta, tras la reprimenda de la asamblea de presidentes, las falleras mayores acordaron dar protagonismo a este traje.

La indumentaria de Raquel Alario era el espolín 'Ramón'. El fondo era gris perla y predominaban flores en tonos azules y alrededor, flores rosa y maquillaje. Raquel cambió los acabados de metal oro por hilo de seda amarillo vainilla.

La tela era de Garín. Esta familia ya no teje telas de forma mecanizada y por eso aportó para el segundo y tercer traje oficial dos espolines más. Elena Ribes explica que «es un año especial porque las Fallas son Patrimonio de la Humanidad y celebramos el centenario del espolín 'Valencia'». El justillo llevaba cierre con cordón, envarado de madera de naranjo y remate de castellets.

Clara sorprendió con un verde clorofila que resultó favorecedor. Era una reproducción de un espolín en seda estrecha. El dibujo, 'Santa Martina', forma parte de los fondos de Vives y Marí. La tela mostraba un fondo con relieve geométrico. Había 16 tramas de seda natural y Clara sustituyó los hilos de metal de oro por hilo de seda.

La confección del traje de Raquel fue obra de Serrano-Navalón y la de Clara de Indumentaria valenciana Amparo y Paz. El traje de Clara tenía muchos detalles. Llevaba un corpiño de manga larga con pala de abrochado lateral y cintas cruzadas de seda. El faldón y la parte trasera central estaban encolados y ribeteados con plisado.

En cuanto a las manteletas, las de Raquel eran de Hijas de Carmen Esteve. Estaban bordadas en nipi y tul de algodón. Tenía bordados de cadeneta en lentejuelas de distintos tamaños, incluso unas pequeñas que se usan para los abanicos.

La manteleta de Clara era de Viana. El tejido era nipi y tenía bordados en cadeneta, con hilo de seda crudo y riveteado en oro antique. Las lentejuelas eran de metal bañadas en oro y rematadas con puntillas de valencye y con una orilla viva rematada con dobladillo.

La orfebrería de las dos era de Art Antic, que combinó la plata de ley chapada en oro con nácar.

El conjunto de Raquel se llamaba 'Marina'. El collar llevaba seis vueltas de perlas e incluye la opción de un colgante de nácar. También se ha diseñado dos tipos de pulseras: una con perlas con cinco vueltas y otra de manilla, con una pieza combinada con cinta. La joia tiene nácar, colgantes de perlas, perlas de lágrima y y una piedra de swarovski color topacio. Clara llevaba un conjunto con un centro de nácar con piedras de swarovski grises. Las piezas tenían rodetes de perlas de mostacilla cosidos a piezas como la joia. El collar tenía tres hilos de perlas de mostacilla trenzados.

 

Fotos

Vídeos