El Principito y el colorido de Okuda toman forma

Proceso de masillado en el taller de José Latorre y Gabriel Sanz, autores de la falla municipal de 2018. / damián torres
Proceso de masillado en el taller de José Latorre y Gabriel Sanz, autores de la falla municipal de 2018. / damián torres

Latorre y Sanz trabajan ya en la bola del mundo de la falla municipalMiguel Hache y Reyes Pe han comenzado con las pruebas de vestuario de los personajes del libro de literatura infantil

LOLA SORIANO

valencia. Las fallas municipales de 2018 ya han dado un paso más. Si en mayo se presentaban los proyectos en el Palacio de la Exposición, ahora los bocetos ya van tomando forma en un plano '3D'.

Las comisiones falleras ya están celebrando el 'mig any faller', puesto que quedan seis meses para que las fallas salgan a la calle, y en los talleres el ritmo de trabajo va in crescendo para que se cumpla el ciclo del calendario festivo.

En la sede de José Latorre y Gabriel Sanz el sonido de la lija y de la paleta con la que se alisan las figuras para conseguir un acabado perfecto son una constante. Las figuras geométricas que compondrán las coronas de unos grandes rostros humanos son ahora mismo las verdaderas protagonistas de esta nave artesana de la Ciudad Fallera.

Algunas de estas estructuras miden más de dos metros y encajarán en una base de madera que coronará la pieza central de la falla municipal de 2018. Habrá que preparar 52 piezas de medidas similares, algo que ya deja entrever el volumen que conseguirá el proyecto que Latorre y Sanz están creando a partir del diseño del artista de renombre internacional Okuda San Miguel.

Ahora mismo el blanco es la única tonalidad que tiñe el proyecto, pero la explosión de color con la que Latorre y Sanz regresan a la plaza del Ayuntamiento está más que garantizada con el mundo representado por Okuda. De hecho, Latorre argumenta que tiene muy claro «que lo que más va a llamar la atención del público que visite la falla es su colorido. Será espectacular».

Los artistas detallan que cuando «llegue la fase de la pintura, Okuda tiene clara la elección de las tonalidades e irá marcando los colores».

Meses atrás Latorre y Sanz han visitado Madrid para coordinar decisiones con el diseñador. «Bueno, hoy en día, con las nuevas tecnologías muchas cosas se pueden acordar 'on line', pero hemos estado en dos ocasiones en el estudio del diseñador y es impresionante ver los cuadros que expone en galerías de arte. Es un artista que no para de crear, de hecho, ahora está en Las Vegas», indican. Por su parte, el diseñador también ha podido comprobar en directo cómo el diseño va cobrando forma en el taller. «Le encantó ver el ambiente que se vive».

No es la primera vez que Latorre y Sanz trabajan con artistas de otras disciplinas, por ejemplo, dieron forma en 2015 a un proyecto del ilustrador Carlos Corredera en Na Jordana y han trabajado en diversas ocasiones con Ramón Pla en plazas como el Ayuntamiento; Exposición y en Cuba-Literato Azorín.

Precisamente otras de las piezas que avanza a buen ritmo es la bola del mundo que culminará la falla. Este elemento se ha construido en vareta. El diámetro de la circunferencia será de cuatro metros y la bola del mundo será oscura y los continentes en blanco.

Como el lema de la falla es 'Equilibrio universal', estará muy presente la relación del cosmos y la vida y del equilibrio entre las personas y los animales. «Habrá muchas piezas de la obra de Okuda y su visión del universo. Además, sus trabajos también se inspiran mucho en 'El jardín de las delicias' del pintor holandés El Bosco», argumenta Latorre.

Será fácilmente reconocible la iconografía en personajes como los ángeles, los pájaros, un oso, un ciervo y «las personas con cara de animales o animales con cuerpo de persona, según se quiera ver», añade. En la pieza central destacarán cuatro grandes caras, dos con gran colorido, que representarán a la juventud y otras dos en tonos grises, que simbolizarán la vejez.

75 aniversario

En el taller que el artista Miguel Hache dirige en el barrio de Patraix la falla municipal infantil también se está haciendo realidad. Miguel reconoce que era la primera vez que se presentaba al concurso de la plaza del Ayuntamiento y la propuesta convenció. «Se cumple el 75 aniversario de la edición de El Principito y pensé que era una apuesta que podía estar bien», indica.

Este artesano, con 18 años de experiencia que además se ha graduado en Bellas Artes (los dos últimos años en Barcelona y México), lleva una trayectoria ascendente, y ahora reinterpreta un clásico de la literatura infantil.

La falla estará llena de 'Principitos' y todos ellos estarán vestidos por la diseñadora de moda Reyes Pe (Pérez). No es la primera vez que trabajan en equipo, de hecho, también colabora con Hache en la falla Malvarrosa por cuarta ocasión y han firmado otros años proyectos en fallas como Palleter y Cronista de Torrent.

Reyes detalla que «este año, además, estoy haciendo un muestrario o memoria donde quedará documentado el dibujo del personaje y retales de las telas con los que vestiremos a los ninots. Todos los años cuando se queman las fallas desaparece esa memoria gráfica y en esta ocasión lo he querido inmortalizar».

Personajes como el aviador, el rey, el vanidoso, el farolero y el astrólogo estarán presentes en el proyecto infantil «y en los versos quiero reflejar pasajes del propio libro», comenta Miguel Hache.

Este artista indica que también habrá ciertos toques personales, «por ejemplo, en el libro El Principito aprovecha las migraciones de pájaros para moverse por los planetas y, en este caso, serán globos, que también flotan». Precisamente estos globos aportarán gran color. «Se inspirarán en los colores de los pájaros», añade Miguel Hache.

En este proyecto usará mucho material orgánico, como cortezas, musgos, ramas, maderas y telas para desplegar una gran creatividad que consiga ganarse la imaginación de los niños. La estructura de la falla será un planetario de madera interactivo para recrear el ambiente plasmado en la novela y el espectador podrá ir jugando con la posición de los distintos planetas.