Éxito de los premios Manolo Latorre

Éxito de los premios Manolo Latorre

JULIO TORMO

Estamos en los días previos a Fallas y las comisiones aprovechan para otorgar distintos premios a personajes o entidades de la fiesta.

A la lista de galardones, se ha añadido desde el año pasado el premio Manolo Latorre. Lleva el nombre de un veterano fallero, un hombre que trabajó con entusiasmo en el equipo de Enrique Real por los años ochenta. Hombre pragmático y de carácter abierto y campechano que no ocultaba nunca que pertenecía a Borull Socorro, una falla sencilla, con mucha solera, al lado de las Torres de Quart.

Agradecida su comisión, le dan todo el apoyo para que los premios Manolo Latorre tengan todo el esplendor que merecen. Tanto es así, que el casal se ha quedado pequeño, y por eso utilizaron el casal del Pilar para entregarlos, primera comisión a la que se apuntó Manolo Latorre.Un ejemplo también de germanor fallera entre comisiones.

Los falleros de Borrull-Socors prepararon la cena que reunió a más de cien falleros, viejas y también emergentes glorias. Entre los presentes, juntitos, el actual presidente JCF, Pere Fuset, y sus antecesores Félix Crespo y Paco Lledó, o el vicepresidente de la época de Real, Evaristo García, su hombe fuerte de la primera ejecutiva del cambio. También estaba Paco Salavert, fundador del Premio Raga, que se conocerá el lunes 27 de febrero; Vicent Bayarri, de los premios Barca d'Or que se fallaran el día 23; la federación de Ingenio Gracia y otros colectivos falleros.

El premio Manolo Latorre, tiene dos vertientes, el de la cultura fallera y otra, la trayectoria fallera. El primero fue para la pirotécnica Reyes Martí, una mujer valiente y trabajadora que ha ganado con su arrolladora personalidad el cariño de las gentes de la fiesta.

El premio a la trayectoría fue para un veterano fallero, Paco Llago, de Tomasos-Carlos Cervera, quien ha dedicado parte de su vida a trabajar en la Junta Central Fallera.